Noticias

Imagen: UChile
Revisadas por la Comisión de Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación.

Neuroderechos: Sala del Senado aprueba ideas matrices destacando la dignidad humana.

Ahora los legisladores presentarán mejoras a los textos que buscan proteger la mente humana y materializar aquel fin pensando en procedimientos médicos y tecnológicos.

18 de diciembre de 2020

Con 39 votos a favor, la Sala del Senado aprobó la idea de legislar de dos proyectos revisados por la Comisión de Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación vinculados con la Neurología y la Inteligencia Artificial (IA). De esta forma, ambas propuestas vuelven a esta instancia para perfeccionar su articulado.

Se trata de dos normas que fueron calificadas como «pioneras» en la legislación mundial  y como un aporte a la protección de los derechos fundamentales:

Proyecto de reforma constitucional que modifica el artículo 19, número 1°, de la Carta Fundamental, para proteger la integridad y la indemnidad mental con relación al avance de las neurotecnologías (Boletín Nº13.827-19). «La integridad física y psíquica permite a las personas gozar plenamente de su identidad individual y de su libertad. Ninguna autoridad o individuo podrá, por medio de cualquier mecanismo tecnológico, aumentar, disminuir o perturbar dicha integridad individual sin el debido consentimiento”. Quedó con plazo para indicaciones hasta el 22 de enero de 2021.

Proyecto sobre protección de los neuroderechos y la integridad mental, y el desarrollo de la investigación y las neurotecnologías (Boletín Nº13.828-19). “Prohíbe cualquier intromisión o forma de intervención de conexiones neuronales o intrusión o a nivel cerebral mediante el uso de neurotecnología, interfaz cerebro computadora o cualquier otro sistema o dispositivo, que no tenga el consentimiento libre, expreso e informado, de la persona o usuario del dispositivo, inclusive en circunstancias médicas. Prohíbe cualquier sistema o dispositivo, ya sea de neurotecnología, interfaz cerebro computadora u otro, cuya finalidad sea acceder o manipular la actividad neuronal, de forma invasiva o no invasiva, si puede dañar la continuidad psicológica y psíquica de la persona, es decir su identidad individual, o si disminuya o daña la autonomía de su voluntad o capacidad de toma de decisión en libertad”. Quedó con plazo para indicaciones hasta el 5 de marzo de 2021.

El presidente de la Comisión Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación, el senador Guido Girardi informó las normas haciendo énfasis en la importancia de la neurociencia hoy desde lo estratégico a lo doméstico.

Respecto a la reforma a la Constitución

El legislador Moreira sostuvo que “mi generación es parte de dos siglos. La realidad superó la ciencia ficción. Creo que estamos haciendo historia en una materia que no es mediática. Este proyecto habla del estudio del cerebro humano y de la intromisión en nuestro inconsciente”.

A continuación, el parlamentario Coloma aseguró “este es un proyecto importante, quizá de los temas más complejos. La siquis debe ser protegida porque hoy hay mecanismos que la pueden alterar por bien o por mal, por eso se necesita una legislación”.

Luego, el congresista Quinteros arguyó que “nos preocupa lo que pueda suceder con estos avances científicos. Es necesario regular este tipo de tecnología porque puede llegar a ser una amenaza a la dignidad humana. La política está debilitada, hay mucha desinformación y afán de lucro”.

Por su parte, el senador Letelier  aseguró que “estas iniciativas nacen porque ya sabemos que se puede alterar la mente humana, el entramado neuronal. Es posible alterar nuestra identidad y eso nos preocupa. Proteger esa dignidad es el objetivo de esta norma”.

Apoyo transversal

A su turno, la legisladora Goic  enfatizó que “somos un país pequeño con voz grande. Es un proyecto osado y quiero valorar la transversalidad de esta propuesta. Nos ponemos en la punta de una discusión internacional. Esto busca normar cómo resguardar la voluntad de las personas”.

Enseguida, el parlamentario Pugh destacó que “nos estamos anticipando al cambio tecnológico. Normalmente la legislación va atrasada. En enero pasado vino el profesor Yuste que nos planteó esta idea, que en abril fue acogida por el Ejecutivo”.

Más tarde, a juicio del senador Quintana su «única diferencia es que muchos dicen que estamos siendo pioneros pero creo que no estamos tan a tiempo, porque todo el desarrollo de la inteligencia artificial, la ciberseguridad y otros ya están ocurriendo”.

El parlamentario Chahuán recordó que “ha sido un científico español, Rafael Yuste, el pionero en la neuroprotección como parte de la dignidad del ser humano. Cada persona está dotada de una cualidad en materia de derechos fundamentales. Tenemos que velar para que haya autodeterminación”.

Una vez abierta la votación, hicieron uso de la palabra los congresistas Allende, Durana, Aravena, Guillier, Huenchumilla y Kast. Al conocerse la aprobación, se fijó plazo para presentar indicaciones el 22 de enero.

Posteriormente, se abordó el proyecto sobre protección de los neuroderechos y la integridad mental, y el desarrollo de la investigación y las neurotecnologías, que a la larga viene a materializar la declaración que estará en la Carta Fundamental.

Al respecto, el senador Coloma advirtió lo complejo que puede ser realizar dicha “bajada”. En la misma línea argumentaron los congresistas Chahuán y Pugh.

En este caso hasta el 5 de marzo, los senadores y el Ejecutivo podrán presentar mejoras al texto.

 

Vea texto íntegro de la moción, discusión y análisis Boletín Nº13827-19

Vea texto íntegro de la  moción, discusión y análisis Boletín Nº13828-19

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *