Noticias

Imagen: elespanol.com
Consecuencia directa de la invasión de Ucrania.

TEDH prescinde de los servicios del juez Mijail Lobov, tras la expulsión de su país, Rusia, del Consejo de Europa.

Mijail Lobov, de 51 años, que inició su mandato de 9 años el pasado 2 de enero, se ha convertido en el juez del TEDH con la titularidad más corta de su historia, ya que ha vestido la toga azul un total de dos meses y quince días.

27 de marzo de 2022

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) prescinde de los servicios del juez Mijail Lobov, tras la expulsión de su país, Rusia, del Consejo de Europa. Ello fue decidido por el Comité de Ministros. Una consecuencia directa de la invasión de Ucrania, decidida por su presidente, Vladimir Putin.

Mijail Lobov, de 51 años, que inició su mandato de 9 años el pasado 2 de enero, se ha convertido en el juez del TEDH con la titularidad más corta de su historia, ya que ha vestido la toga azul un total de dos meses y quince días.

Había sido el cuarto juez ruso del TEDH. Llegó para sustituir a su compatriota, Dmitry Dedov, que cumplió su mandato el pasado mes de diciembre.

Formó parte de la terna que el Kremlin facilitó a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa –formada por 324 miembros electos–.

Los otros dos candidatos fueron Andrei Bushev, profesor asociado del Departamento de Derecho Mercantil de la Universidad Estatal de San Petersburgo, y Natalya Pavlova, juez del Colegio Judicial de Conflictos Económicos del Tribunal Supremo de la Federación Rusa.

Mijail Lobov tenía todas las papeletas porque llevaba toda la vida preparándose para ese momento. Porque había venido trabajando para el Consejo de Europa, que tiene su sede en Estrasburgo, Francia, desde hacía 25 años. Contando desde 1997.

Lobov conocía el lugar mejor que las palmas de sus dos manos. Nacido en la ciudad de Cheliábinsk, cuyo territorio hace frontera con Kazajkistán, se licenció en Derecho por el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de la Universidad de Moscú en 1992. En 1995 hizo un Máster en derecho internacional en la Facultad de Derecho de la Universidad de Estrasburgo.

TODA SU CARRERA PROFESIONAL LA HABÍA HECHO A LA SOMBRA DEL CONSEJO DEL EUROPA Y DEL TEDH

Entre 1995 y 1997, Lobov fue profesor ayudante de derecho Constitucional en la Facultad de Derecho de la Universidad de Estrasburgo. De 1997 a 2003, fue oficial jurídico del Departamento de Ejecución de las sentencias del TEDH. Y en 2004 hizo un Master en Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia, Nueva York.

A su regreso, desde finales de 2004 a 2006 fue jefe de Unidad del Departamento de Ejecución de Sentencias del TEDH. Durante los siete años siguientes, Lobov compaginó la profesión de abogado con la de jefe de la División Jurídica, Secretaría del TEDH.

En su última etapa, antes de ser elegido juez del tribunal fue jefe del Departamento de Política de Derechos Hunanos y Cooperación, en el Directorio General de Derechos Humanos e Imperio de la Ley del Consejo de Europa.

Eso fue entre 2014 y 2021.

Era un gran experto en los pasillos del poder tanto del Consejo de Europa como del TEDH, edificios separados pero no muy alejados el uno del otro.

La invasión Ucrania ha truncado lo que tenía toda la apariencia de convertirse en una rutilante carrera profesional en Estrasburgo.

Un «cisne negro» de libro, el término que acuñó en 2007 el filósofo e investigador libanés Nassim Taleb, para describir a un suceso que ocurre por sorpresa, que ningún analista había previsto ni tenido en cuenta porque, a priori, era improbable y que, para bien y para mal, termina teniendo un gran impacto, con repercusiones trascendentales.

Aunque este ya vino avisado semanas antes por el presidente estadounidense Joe Biden: «¡Rusia va a invadir Ucrania!», repitió varias veces los días precedentes a ese hecho bélico.

Como consecuencia directa, el TEDH ordenó suspender todas las actividades de Lobov como juez tras la salida de Rusia del Consejo de Europa. No tenía sentido su continuidad.

Después, el máximo tribunal de garantías de Europea anunció que suspendía la tramitación de todas las demandas interpuestas contra la Federación Rusa.

RUSIA NO PODÍA SEGUIR SIENDO MIEMBRO TRAS LA INVASIÓN DE UCRANIA

Rusia fue expulsada del Consejo de Europa durante la sesión plenaria extraordinaria de su Asamblea Parlamentaria en la que se aprobó la declaración de que «la Federación Rusa ha cometido graves violaciones del Estatuto del Consejo de Europa y, por tanto, no puede seguir siendo un Estado miembro de esta organización».

Los miembros de la Asamblea Parlamentaria votaron por unanimidad a favor de poner fin a la pertenencia de Rusia al Consejo de Europa.

De forma paralela, y simultánea, para salvar la cara, el vicepresidente de la Duma Estatal rusa y jefe de la delegación rusa en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Piotr Tolstoi, declaró que Rusia había decidido retirarse del Consejo de Europa, y que una carta del ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, había sido ya remitida a la secretaria general del Consejo de Europa, la croata Marija Pejcinovic.

«Es triste que tengamos que expulsar a un país después de 26 años de pertenencia», declaró el presidente de la Asamblea Parlamentaria de Consejo de Europa, Tiny Kox.

«Pero era necesario, y me alegro de que nos hayamos atrevido a hacerlo. La Asamblea Parlamentaria sigue estando del lado de las víctimas de esta guerra de agresión no provocada de la Federación Rusa contra Ucrania, y todos nuestros pensamientos están ahora con el pueblo ucraniano».

Al día siguiente, el miércoles, el Comité de Ministros ratificó la expulsión de Rusia del Consejo de Europa en una sesión especial, de conformidad con «el artículo 8 del Estatuto del Consejo de Europa».

Al invadir Ucrania ilegalmente Rusia se puso fuera de esta organización, que promueve las buenas relaciones europeas, los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho. Todo lo que Putin ha dejado de respetar con la agresión contra Ucrania.

UNA ORGANIZACIÓN DIFERENTE A LA UE

El Consejo de Europa es diferente a la Unión Europea, tiene su sede en Estrasburgo, Francia. Hasta ahora aunaba a un total de 47 estados miembros; los 28 de la Unión Europea y otros que no forman parte de ella, como Turquía, Ucrania, y Rusia, que ha dejado de serlo. Cada uno de esos estados tiene un juez en el TEDH. Lobov era uno de ellos.

Esta organización, sin formar parte de la Unión, está en su génesis directa. Fue la primera forma de cooperación entre los Estados europeos tras la Segunda Guerra Mundial. Winston Churchill lo describió como la “nueva familia europea”.

Su trabajo se desarrolla a través de una serie de órganos, tales como la Asamblea General, el Comité de Ministros, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos o la Secretaria General.

A diferencia del Parlamento Europeo -institución de la Unión Europea-, la Asamblea se limita a investigar, recomendar y aconsejar en el marco de los Derechos Humanos y la cooperación legal y cultural.

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.