Artículos de Opinión

¿Dialogar con Bolivia?

Todo hace pensar que, tal vez, sólo debiéramos concentrarnos en el Juicio de La Haya, sin buscar más alternativas, por muy bien intencionadas o sabias que sean otras voces, como las del Papa Francisco.

Transcurrido más tiempo y en perspectiva, podemos apreciar lo exhortado por el Papa Francisco luego de su viaje pastoral a Sudamérica, y mientras se encontraba en Bolivia. Fue clara la presión de su Presidente por el tema marítimo, tan pronto llegó; seguida con la entrega del “Libro del Mar”, y seguramente durante la audiencia privada. Su Santidad se refirió al caso señalando: “Hay que usar un diálogo franco y abierto para evitar conflictos con los países hermanos…Estoy pensando en el mar. Diálogo, diálogo. El diálogo es indispensable.” Durante su regreso a Roma, si bien advirtió que como Jefe de Estado, y siéndolo del Vaticano, debía ser muy cuidadoso en sus palabras, para que no fueran interpretadas como injerencia, añadió: “Siempre hay una base de justicia cuando hay un cambio de límites territoriales, y sobre todo después de una guerra. Entonces, hay una revisión continua. Diría que no es injusto plantearse una cosa de ese tipo, ese anhelo.”

Ha dejado ver lo que siente, por sobre cualquier posible gestión diplomática que hiciéramos ante la Santa Sede en prevención de su viaje, ya que indudablemente iba a ser utilizado por Evo Morales para su causa. Dialogar no es otra cosa que negociar, y negociar con Chile, es lo que Bolivia ha solicitado a la Corte de La Haya. Eso sí, para que nos obligue hacerlo de buena fe, mediante un fallo, que le conceda un acceso soberano al Pacífico. Ello conlleva, implícitamente, que sea a expensas de nuestro territorio, sin compensaciones, y modificando el Tratado de Límites vigente desde 1904. No es una demanda cualquiera.

El Papa, instó al diálogo, lo que está perfectamente en consonancia con la tradicional política vaticana, pues no podría recomendar lo contrario. Agregó, que era para “evitar conflictos con los países hermanos”, y “estoy pensando en el mar”. Es decir, reconoce la existencia de un conflicto boliviano, por un asunto que está ante la Corte, la que tiene jurisdicción según su Estatuto, para solucionar jurídicamente las controversias internacionales. Nosotros la hemos impugnado en este caso preciso, en excepción preliminar. Asimismo, reconoció “una base de justicia” cuando un pueblo (el boliviano) lo ha experimentado “después de una guerra” (la del Pacífico); donde “hay una revisión continua (¿del Tratado?), no siendo “injusto” este anhelo.

Por nuestra parte, al inicio nos declaramos “sorprendidos”, para luego rescatar su insistencia en el diálogo, reiterando estar dispuestos a restablecer relaciones diplomáticas con Bolivia. La conocida fórmula “de aquí y ahora” como requisito previo. Suena bien, pero tiene implicancias. No olvidemos que si llegamos al final del Juicio, la Corte podría, en el peor de los casos y en sentencia adversa, instarnos a negociar, nunca forzarnos. Tampoco sería legal obligarnos a modificar el Tratado de Límites, una aberración jurídica que no existe en la jurisprudencia de la Corte. Bolivia expresó que, sólo dialogaría si le concediéramos acceso soberano al mar, como lo ha demandado al Tribunal, exigiendo un resultado predeterminado. Así las cosas, los condicionamientos de ambas partes, impiden todo diálogo por ahora.

Si observamos otras negociaciones exitosas, por ejemplo entre Cuba y Estados Unidos, con la ayuda del propio Papa Francisco, las aproximaciones se produjeron antes de las relaciones diplomáticas plenas y la apertura de Embajadas, que será el 20 de este mes. Y sin someterlas al levantamiento del embargo norteamericano. Toda negociación no es una simple conversación, requiere de formalismos y acuerdos tales como: el temario a negociar; nivel de delegaciones; etapas; duración; lugar; procedimiento; plazos; y muchas otras. Prosperen o fracasen.

El caso ya está en La Haya, y la Corte decidirá si es o no competente para el pleito de fondo, en todo o parte, el que está suspendido por el momento en el juicio preliminar, cuya sentencia redacta. El diferendo ya está sometido a un procedimiento determinado de solución pacífica de controversias internacionales. Cualquier otro método paralelo, como negociaciones, mediación, buenos oficios, arbitraje, recurso a organismos, u otros; sería una duplicación inaceptable para el Derecho Internacional. Podrían conducir a resultados contradictorios. Recordemos que fue Bolivia quien rompió relaciones, interrumpió el diálogo (los 13 puntos) y nos demandó unilateralmente. Por lo tanto, si negociáramos, correspondería que retire su demanda y se siente a negociar. Nada indica que lo hará. Seguirá su campaña internacional y regional buscando apoyos, interpretándolos a su favor, tergiversando la historia, insultándonos, provocándonos; y aprovechando toda oportunidad, como lo hizo con el Papa; lo que inclusive ha reiterado citándolo en pro de la causa, recientemente, al ingresar Bolivia como País Miembro del MERCOSUR. En consecuencia, todo hace pensar que, tal vez, sólo debiéramos concentrarnos en el Juicio de La Haya, sin buscar más alternativas, por muy bien intencionadas o sabias que sean otras voces, como las del Papa Francisco (Santiago, 22 julio 2015)

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.