Artículos de Opinión

Israel y Palestina

En Israel se da el curioso caso de un pueblo pacífico, inteligente e industrioso dirigido por un Gobierno cruel y prepotente que no parece advertir que con sus actos abominables está provocando la repulsa y la indignación de todo el mundo civilizado.

La nación israelí es admirable por su voluntad  de sobrevivir, por su amor a las artes, por su aporte a la ciencia y por sus ingeniosos inventos tecnológicos esparcidos por el mundo.

No suscita igual admiración el Gobierno de Israel que padece un síndrome perverso: su afán obsesivo de aniquilar al pueblo hermano de Palestina.

La oprobiosa muralla levantada por Israel en Cisjordania no tiene otro objeto que aislar, mortificar y controlar la libertad de movimiento del pueblo palestino y constituye un atentado permanente contra su autonomía y su derecho a vivir dignamente,  en paz  y libertad.

La población de 1,6 millones de palestinos de la franja de Gaza vive apretujada en sólo 362 km2,  bloqueados por Israel y Egipto.

Israel es miembro de la ONU desde 1949 y debe respeto a su Carta.

Ahora bien, la Alta Comisionada del Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha denunciado que el Gobierno de Israel, desde el 12 de junio, ha “detenido administrativamente”  a más de 1.200 palestinos en Cisjordania, es decir, están presos sin cargos en su contra.  Ha  dicho: “En Cisjordania Israel continúa expandiendo sus asentamientos, demoliendo hogares palestinos, usando excesivamente la fuerza…  y  viola constantemente los derechos humanos de la población ocupada”.

En Gaza, el ejército Israelí ha matado a más de 1.300 palestinos –más de 170 niños,  entre ellos–  de los que el 74% eran civiles. La Alta Comisionada ha denunciado que “La indiferencia por la ley humanitaria internacional se hizo evidente cuando bombarderos aéreos y navales atacaron directamente a 7 niños que jugaban en la playa y que obviamente no participaban de las hostilidades”.

Ciertamente, el Gobierno de Israel tiene derecho a defender a su población de los ataques con cohetes lanzados por Hamas. Pero al ingresar al territorio palestino y atacar en forma brutal e indiscriminada a la población civil no sólo viola el derecho  humanitario internacional sino también atenta contra el  Art. 2º, párr. 4º, de la Carta de la ONU que se lo prohíbe terminantemente.

En Israel se da el curioso caso de un pueblo pacífico, inteligente e industrioso dirigido por un Gobierno cruel y prepotente que no parece advertir que con sus actos abominables está provocando la repulsa y la indignación de todo el mundo civilizado.

Parece haber olvidado que –en su larga historia, después de una prolongada hambruna– el pueblo hebreo debió refugiarse en Egipto, donde el Faraón le sometió a una servidumbre agobiante  y que,  por temor a su excesivo crecimiento, dispuso que sus parteras debían quitar la vida a los nacidos varones y salvar sólo a las hembras.

Parece haber olvidado que –para liberarlo– fue necesario que Jehová enviara diez plagas sobre Egipto, convirtiendo en sangre el agua de los ríos y disponiendo la muerte de todos los primogénitos –incluido el hijo del Faraón– para que éste se resignara a dejarlo partir, después de más de 400 años de servidumbre (Éxodo 5-14).

-¿Quiere el Gobierno israelí imponer al pueblo palestino el mismo castigo con que otrora el Faraón humilló e intentó aniquilar al pueblo hebreo?

Estados Unidos –el más fiel protector de Israel–  ha condenado el reciente bombardeo del recinto de refugiados de una escuela de Habalya, protegido por la ONU. El  Departamento de Estado declaró que “Obviamente,  nada justifica la matanza de civiles inocentes que buscan refugio en una instalación de la ONU”.

Y si el Gobierno de Israel, olvidando su propia historia, cree que ésta no puede volverse en su contra,  que recuerde su primer holocausto y no olvide que el próximo está previsto en la Sagrada Biblia para quienes desobedezcan sus mandamientos (Ezequiel 11,2-12  y 12,1-20).

Y  que no olviden -ni el Gobierno ni el Ejército- que quienes con más rigor merecen este castigo son aquellos que asesinan sin escrúpulos a niños desvalidos e inocentes (Santiago, 1 agosto 2014)

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.