Artículos de Opinión

Libertad de culto y estados de excepción.

La resistencia de algunos grupos religiosos, aunque en pequeños números, demuestra una desconexión con la gravedad del contexto que enfrenta el país y una falta de compasión por sus fieles, ya que los pone en peligro y aumenta el potencial de proliferación de la enfermedad.

A medida que el agente biológico Covid-19 se propaga rápidamente, los eventos con muchas personas pueden causar la contaminación de una gran parte de la población, evitando que el sistema de salud brinde respuestas adecuadas al coronavirus y otras enfermedades que necesitan atención y camas de hospital.
Vivimos en momentos de eventos excepcionales, que desafían el esfuerzo colectivo y personal, para contener la enfermedad e inhibir las muertes. Incluso en momentos excepcionales como los experimentados, el legislador traza la forma y los límites del desempeño de los agentes públicos. No podemos hacer y actuar, como entendemos mejor, incluso si el objetivo es beneficiar a la comunidad. En un Estado de derecho democrático, el poder es limitado y está estrictamente relacionado con los preceptos legales vigentes.
El derecho a ejercer el culto puede relativizarse a través de su suspensión temporal, a favor de la salud pública, la reducción del número de muertes y la garantía de que el sistema de salud pueda atender los casos de coronavirus y otras enfermedades
La resistencia de algunos grupos religiosos, aunque en pequeños números, demuestra una desconexión con la gravedad del contexto que enfrenta el país y una falta de compasión por sus fieles, ya que los pone en peligro y aumenta el potencial de proliferación de la enfermedad, incluyendo, en medio de estos grupos que se ponen en riesgo, a los ancianos. Evitar las multitudes es la guía principal para frenar la tasa creciente de nuevos casos de infección por coronavirus en todo el país.
Es prudente usar medios virtuales para servicios teológicos, clases y seminarios, además de disponer el teletrabajo en casa a los funcionarios administrativos de las distintas denominaciones religiosas.
Hay iglesia a nivel internacional que incluso han adoptado alternativas, como la transmisión de servicios por televisión e Internet, han pospuesto eventos importantes y alientan la celebración de servicios domésticos. Sin embargo, la insistencia de los pastores para mantener servicios que reúnen a cientos o miles de personas, lo cual es contrario a las pautas que las autoridades de salud pública y saneamiento han dispuesto, los responsabiliza administrativa e incluso penalmente al poner en riesgo la salud de todas y todos los ciudadanos.
Incluso, la Congregación del Vaticano para la Doctrina de la Fe Católica ha dispuesto que de manera excepcional la cremación está permitida, bajo algunas condiciones tales como: Que las cenizas no permanezcan en la casa de los familiares, que no está permitida la dispersión de las cenizas del difunto en el aire, en la tierra o en el agua o de ninguna otra manera, ni su conversión en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería u otros objetos.
Tal determinación se ha adoptado al tener en cuenta de que existen razones de naturaleza higiénica que conducen a la elección de la cremación. Han añadido además que la cremación de un cadáver no es en sí misma una negación de la fe cristiana, pero para la Iglesia sigue siendo la preferencia del entierro de los cuerpos.
Como puede apreciarse, el pronunciamiento medido y cauteloso de los pastores y líderes religiosos es esencial para crear conciencia entre los fieles, y es extremadamente importante que las autoridades eclesiásticas se dejen guiar por la prudencia, la sabiduría y la solidaridad.
Es ese orden de ideas, la suspensión de las reuniones y eventos públicos no constituye necesariamente una violación de la libertad religiosa. Estas determinaciones se efectúan siguiendo criterios tales como legalidad, generalidad, temporalidad, excepcionalidad y preservando el núcleo esencial de los derechos fundamentales.(Santiago, 27 marzo 2020).

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.