Grandes Juristas

Imagen: Wikipedia

Charles Louis de Secondat

Su obra maestra es El espíritu de las leyes (1748), que figura entre las tres principales de la Teoría Política.

10 de septiembre de 2022

Por Mauricio Villalobos Valderrama, USS

Charles Louis de Secondat, señor de la Bréde y barón de Montesquieu, nació el 19 de enero de 1689 en el Chateau de la Brade. Fue un pensador francés perteneciente a una familia de la nobleza de toga, según la tradición. Sus padres Jacques de Secondat y Marie-François de Pesnel que falleció cuando Montesquieu tenía siete años, eligieron a un mendigo para que fuese su padrino de bautizo, con intención de que el niño no olvidase nunca que los pobres también eran sus hermanos.

Montesquieu inició sus estudios interno en el Colegio de la Abadía de Juilly, cerca de París, donde aprendió música, esgrima, equitación y recibió las enseñanzas de los padres de la Congregación del Oratorio, que le inculcaron los valores del espíritu más allá del status social.

Siguió la tradición familiar al estudiar Derecho y hacerse consejero del Parlamento de Burdeos (que presidio de 1716 a 1727) en sustitución de su tío, donde adquirió el titulo de barón. Tras la muerte de su padre (1713), Montesquieu quedó bajo la tutela de su tía, quien le dejó la herencia la fortuna de la familia.  Ese mismo año ingresó en la Academia de Ciencias de Burdeos, donde leyó un ensayo sobre la política religiosa de los romanos y varias memorias y ensayos económicos, científicos y médicos.

Vendió el cargo y se dedicó durante cuatro años a viajar por Europa observando los instituciones y costumbres de cada país. Se sintió especialmente atraído por el modelo político británico, en cuyas virtudes halló argumentos adicionales para criticar la monarquía absoluta que reinaba en la Francia de su tiempo. Montesquieu ya se había hecho célebre con la publicación de sus Cartas persas (1721), una crítica sarcástica de la sociedad del momento, que le valió la entrada en la Academia Francesa (1727).

Su obra maestra es El espíritu de las leyes (1748), que figura entre las tres principales de la Teoría Política. Aquí analiza las tres principales formas de gobierno (república, monarquía y despotismo) donde sostiene que debe darse una separación y un equilibrio entre los distintos poderes a fin de garantizar los Derechos y las libertades individuales.

El pensamiento de Montesquieu debe enmarcarse en el espíritu crítico de la Ilustración francesa, con el que compartió los principios de tolerancia religiosa, aspiración a la libertad y denuncia de viejas instituciones inhumanas como la tortura o la esclavitud; pero Montesquieu se alejó del racionalismo abstracto y del método deductivo de otros filósofos ilustrados para buscar un conocimiento más concreto, empírico, relativista y escéptico.

La mayoría de sus escritos fueron censurados por la Iglesia Católica e incluidos en el Index Librorum Prohibitorum, que indica los escritos catalogados como perniciosos para la fe.

Desde que la Constitución de los Estados Unidos plasmó por escrito tales principios, la obra de Montesquieu ejerció una influencia decisiva sobre los liberales que protagonizaron la Revolución Francesa de 1789 y la posterior construcción de regímenes constitucionales en toda Europa, convirtiéndose la separación de poderes en un dogma del Derecho Constitucional que ha llegado hasta nuestros días.