Grandes Juristas

Juan José Bustos Ramírez

Reconocido abogado, académico, y político chileno.

13 de junio de 2022

Juan Bustos Ramírez, nació en la ciudad de Santiago el 8 de diciembre de 1935 y falleció el 7 de agosto de 2008, a la edad de 72 años.

Estudios

Fue criado en la comuna de Santiago Centro, en las cercanías de la Plaza Yungay. Fue precisamente en aquel barrio donde cursó sus estudios secundarios, en el Instituto Nacional de Santiago, entre 1949 y 1954.

Al finalizar su etapa escolar, ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, donde compartió estudios con el expresidente Ricardo Lagos, jurando como abogado en el año 1959. Su memoria de licenciatura se tituló: «El concurso ideal de delitos».

En el año 1960, recibió una beca del Instituto de Cultura Hispánica que le permitió trasladarse a España e incorporarse a un doctorado en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid, doctorándose con la tesis: «Los elementos objetivos y subjetivos en la teoría de la acción».

En el año 1962, obtuvo una nueva beca otorgada por el Servicio Alemán de Intercambio Académico (Deutsche Akademische Austauschdienst) que le permitió realizar un doctorado en la Universidad de Bonn y defender la tesis titulada “Culpa y finalidad”. Cabe precisar, que en esta estudió bajo la dirección del académico Hans Welzel, autor de la Teoría de la Acción Finalista.

Luego, en el año 1965 regresó a Chile y se incorporó como investigador al Seminario de Derecho Penal, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, dirigido por Álvaro Bunster.

Vida laboral

En 1966 fue profesor contratado de la escuela de Derecho de la Universidad de Chile (sede Valparaíso), asumiendo en el año 1968 como profesor titular de Derecho Penal en la escuela de Derecho de Universidad de Chile (sede Santiago). Posteriormente, fue designado Director del Departamento de Ciencias Penales y Criminológicas de la misma Escuela, siendo desvinculado en el Golpe de Estado de 1973.

En aquel año, partió al exilio a Buenos Aires, Argentina; donde fue detenido, en octubre de 1975, en el contexto de la llamada «Operación Cóndor», plan de inteligencia coordinado por los organismos de seguridad y presión de las dictaduras del Cono Sur. Lo que le implicó tener que refugiarse en España.

Luego de su exilio, en el año 1989 regresó a Chile y retomó su labor de académico de Derecho Penal, en las Universidades Andrés Bello y Diego Portales, para luego regresar a su cátedra en la Universidad de Chile. Además desde el año 1997 se desempeñó como Director del programa de Doctorado en Derecho y Economía de la Universidad Internacional SEK.

De igual manera, durante aquella época ocupó importantes cargos en influyentes instituciones: Consejero en el Consejo Nacional de Televisión (1993 – 1997), Consejero General del Colegio de Abogados (1994 – 1996) y abogado integrante de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de San Miguel.

Un hito importante en su carrera profesional fue su participación en juicios contra miembros de la dictadura por violaciones a los Derechos Humanos, entre los que cabe destacar el realizado contra el General (R) Manuel Contreras, por el asesinato del diplomático Orlando Letelier durante su exilio en Estados Unidos, donde realizó un recordado alegato ante la Corte Suprema, que terminó con la condena de prisión para el uniformado. Todo esto en un contexto donde numerosos jueces y juezas de nuestro sistema seguían reconociendo como válidas leyes de amnistía y la prescripción en delitos de lesa humanidad.

Entre otras actividades, se dedicó a escribir y produjo una gran cantidad de monografías, como también artículos en publicaciones periódicas, especialmente en distintas materias del Derecho Penal; publicando en varios países, entre ellos Argentina, Colombia y España. Actualmente la Biblioteca del Congreso Nacional alberga 38 de sus obras académicas, destacando: Manual Derecho Penal Español, Lecciones de Derecho Penal y Control Social y Sistema Penal.

Desde un nivel teórico adscribió a la corriente de pensamiento garantista, conjunto de ideas que busca limitar el poder punitivo del Estado y además velar por el mayor nivel posible de fiabilidad del juicio penal, otorgándole igualdad de condiciones a ambas partes e imponiéndole al juez un estándar probatorio alto a la hora de condenar. En particular entendía al delito como una expresión de conflicto social y un conflicto entre personas, más que una mera infracción normativa.

Trayectoria política y pública 

En el año 1955 ingresó al Partido Socialista, institución en la que permanecería hasta el final de sus días. Allí se desempeñó en los cargos de Secretario Político de la 1º comuna de Santiago (1968 – 1969) y de Secretario Regional Centro (1970 – 1973). Igualmente durante aquellos años fue asesor jurídico del Ministerio del Interior.

Con el retorno a la democracia, retomó su militancia política y en las elecciones parlamentarias de 1997 compitió por un escaño en la Cámara de Diputados por el Distrito Nº12 (comunas de Limache, Olmué, Quilpué y Villa Alemana), siendo electo con la segunda mayoría distrital y reelecto en las elecciones de los años 2001 y 2005. Cabe destacar que en cada una de estas votaciones fue aumentando la cantidad de preferencias obtenidas.

En marzo del 2008 fue elegido como presidente de la Cámara de Diputados. Cabe señalar que en aquella elección contó con el apoyo de casi la totalidad de parlamentarios de centroderecha. Ejerció este cargo hasta su deceso en agosto del mismo año.

Desde su labor parlamentaria participó de las comisiones de: Constitución, Legislación y Justicia (la cual presidió), Familia, Seguridad Ciudadana (especial) y Libertad de Expresión y Medios de Comunicación, desde las cuales impulsó notables proyectos de ley novedosos para su época, en materias como: delitos económicos, delitos tributarios, delitos contra la propiedad, entre muchos otros. Particularmente es reconocido por su decidido apoyo en la tramitación de la Ley 20.368 que creó la Provincia de Marga Marga, lo que implicó un importante aporte para la descentralización administrativa de aquel territorio.

Como parlamentario, participó en diversas misiones al exterior, entre ellas, la Segunda Reunión de la Comisión de Diálogo Político con la Asamblea Popular China; y en Indonesia, en la Asamblea de la Unión Interparlamentaria.

Desde un nivel humano, sus colegas congresistas de variados sectores políticos le reconocen un enorme compromiso con la labor legislativa, un gran sentido republicano de servicio público y una gran capacidad para dialogar y alcanzar acuerdos.

Hay que mencionar, además, que en aquel periodo volvió a ocupar cargos importantes el interior de su casa política, siendo miembro de la Comisión Política entre los años 1997 y 1998 y vicepresidente entre el 2001 y el 2003.

A modo de resumen, se puede afirmar que el señor Bustos Ramírez logró algo extremadamente poco habitual, participar en forma destacada de las tres dimensiones fundamentales del Derecho como disciplina: El litigio en las Cortes, su enseñanza en las aulas universitarias, y la creación de normas en el Parlamento.

Reconocimientos

Su muerte, provocada por un cáncer hepático, generó gran impacto, conllevando que el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet decretara tres días de duelo nacional y que su funeral se realizara en el Salón de Honor del antiguo edificio del Congreso Nacional, al cual asistieron representantes de todo el espectro político y un sinnúmero de estudiantes, académicos y académicas.

Por otra parte, reconociendo su aporte académico fue bautizada con su nombre un aula en la más antigua universidad de Latinoamérica, la Universidad San Marcos de Lima. Situación similar a lo ocurrido el 2017 con el centro cultural de Quilpué y con la sala de la Gobernación Provincial de Marga Marga.

Con el mismo ánimo se elaboró la ley N°20.901, publicada el 5 de marzo de 2016, que autorizó la construcción de un monumento en la Provincia de Marga Marga, por su trayectoria como abogado, exdiputado y servidor público.

Asimismo, importantísimos juristas del derecho penal como los alemanes Claus Roxin y Günther Jakobs y más recientemente el español Jesús-María Silva Sánchez, han citado los aportes doctrinales del señor Bustos en sus textos académicos.