Noticias

Debido proceso vulnerado.

Un despido por falta de probidad conlleva una imputación que exige decisión meditada del empleador en base a antecedentes suficientes que este debe explicitar en carta de despido con el mayor detalle posible.

La carta de despido no cumple con dichas exigencias, pues si bien la misma hace referencia a la existencia de un par de auditorías, la carta atribuye de manera genérica al actor participación en una serie de irregularidades sin dar mayores luces de cuáles eran las operaciones en las que participó, de qué manera lo hizo, el monto de lo defraudado, si lo hizo solo o en concomitancia con terceros.

18 de junio de 2020
Páginade 5288