Noticias

Opinión.

Publican “Los despachos de abogados ven en la innovación una oportunidad de ser más competitivos”.

Se sostiene que el impacto de la tecnología y asumir la innovación como valor diferencial son dos de las tareas que los despachos de abogados empiezan a afrontar.

26 de octubre de 2017

En una reciente publicación española se da a conocer el artículo “Los despachos de abogados ven en la innovación una oportunidad de ser más competitivos”.
Se señala que a celebración del IV Legal Management Fórum, ha servido para constatar, a lo largo de sus diferentes mesas redondas, los importantes cambios que llegan al sector legal. Cambios que influyen tanto a nivel de dirección de la empresa, en la propia gestión del servicio jurídico como en la propia ética y deontología de esta profesión jurídica.
Entre los asistentes, Sonia Zunzunegui, pertenece al grupo de Inkietos y es la directora gerente en Squire Patton Boggs en España,  sostiene que “la innovación es la asignatura que más esfuerzos está realizando la abogacía para ser más competitiva y adaptarse a los nuevos tiempos. Se trata de dotar al despacho y a los abogados de los medios adecuados para afrontar esta transformación que llega a la abogacía de los negocios y que debe ofrecer mejor servicio al cliente”.
Para esta experta, “la innovación supone un cambio cultural que con comunicación y formación se debe abordar en cada firma. Las nuevas generaciones de abogados, los más jóvenes es posible que tengan un talante más abierto. Estamos hablando de un cambio tecnológico y de forma de trabajar que cultural sobre todo para estos nuevos abogados”.
Con los cambios que llegan a esta actividad profesional Zunzunegui señala “que es posible que tengamos una abogacía más ágil. Los despachos se van a configurar como empresas de servicios que podrán dar con más rapidez y eficiencia soluciones a los problemas legales que vayan surgiendo, ello supondrá un abaratamiento de costes para el cliente. Al final se trata de reorientar las estrategias de tu despacho para seguir atendiendo a tus clientes como lo demandan sus necesidades jurídicas”.
Hablar de innovación es imprescindible
Para Luis Fernando Guerra, socio director de Deloitte Abogados,  “es imprescindible hablar de innovación en la abogacía en estos momentos. Vivimos un entorno cambiante y si no ponemos la innovacion como prioridad del despacho es posible que perdamos el tren de lo que es ese cambio y transformación del mercado legal”.  A su juicio “no es una opción. Hay que cambiar no solo la estructura sino la estructura del despacho.
Reconoce, al mismo tiempo que “la innovación es algo transversal en todos los ámbitos. No es solo tecnológico. Es algo que va más allá y que puede influir en la propia organización del despacho y cómo está estructurado, también incluso en la forma de comunicarnos con los clientes y como prestamos ese servicio”.
Para este abogado “es posible que cada vez nos sintamos, aquellos que cumplimos más años, más diferentes a las nuevas generaciones de abogados que llegan a nuestro despacho. Ellos tienen unas inquietudes y formación diferentes y tenemos que ser capaces de entender sus expectativas”. Se trata por tanto de “no tanto de adaptarnos a ellos sino de hacer más flexible nuestro modelo de negocio para que sean partícipes del mismo.  Se tienen que sentir importantes dentro de nuestro modelo”.
Innovar para diferenciarte de los demás
Por su parte, Ignacio Hidalgo, socio director de Chavarri Legal dice que  “innovar en el sector legal es complicado. Todos los abogados hacemos lo mismo. La innovación está en cómo lo haces y gestionas a tus clientes”.
Reconoce que el uso de la tecnología “es clave para ser eficiente e innovar. Desde la innovación se puede entender mejor al cliente y lo que quiere de nosotros. Es el mejor escenario desde el cual podemos darle un mejor servicio”. Hidalgo reconoce que el cambio de socios directores en el despacho ha generado una impronta diferente y otra forma de entender el negocio.
Sobre la transformación digital que viene paralela a este concepto de innovación y que muchos despachos ya están experimentando, Hidalgo subraya que “aquellos que se pongan al día en tecnología es muy posible que puedan reducir mucho los costes y por lo tanto ser más eficientes. Eso hará sin duda, que, con los costes contenidos, la capacidad de crecimiento de la firma sea más evidente”. Para este abogado laboralista habrá que ver si en el futuro la tecnología realmente destruye empleo como algunos aventuran.
La importancia de las personas
Javier Mourelo ha estado catorce años como responsable de personas en Clifford Chance en España. Desde su experiencia señala que “la innovación es complicada, no solo en el sector legal, algo conservador y que no abraza directamente todos los beneficios de la innovación el primer día, pero creo que la innovación es un reto en todos los sectores”.
Para este experto en recursos humanos “lo importante es saber comunicar lo que es la innovación y que es una ola a la que hay que subirse. A la gente le podemos comunicar muchas cosas, pero si los hechos van por otro lado perdemos toda la credibilidad. Hay que ser transparente y hay que contar con ellos.  Este es un negocio de personas y si no les involucramos seguro que vamos a tener problemas a corto y medio plazo”.
El cliente marca la pauta de la innovación
Gemma Molar, gerente de Baker Mckenzie en Barcelona, ha desarrollado su trayectoria en los últimos veinticinco años en servicios profesionales. A su parecer “la innovación se tiene que abordar y especialmente en despachos de abogados que son muchos de ellos conservadores. Sabemos de grandes firmas que están invirtiendo grandes recursos en esta práctica siempre de la mano de sus clientes  y de partners tecnológicos, de esa forma entienden mejor los aspectos del negocio que les son más ajenos”.
Para esta experta “el cliente tiene ahora mucho poder, busca una oferta global y sabe que hay diferentes proveedores de servicios. Cuenta con un presupuesto concreto y son cada vez más exigentes a la hora de encontrar la eficiencia en su proveedor de servicios jurídicos.  Se ha perdido la parte mística del servicio: ya no es sólo que sea bueno ese servicio, sino que sea eficaz y eficiente”.
Hay que innovar para dar mejor servicio al cliente
Jesús María Arriaga,  socio director de Arriaga y Asociados, considera que la innovación es ser “capaz de pensar en tus clientes y no pensar tanto en tus competidores.  Se trata de dar a tus clientes un mejor servicio”. Para este profesional “el mayor error que se comete en la abogacía es que no queremos salir de nuestra zona de confort y queremos hacer siempre lo mismo, pensando en los demás. Al cliente lo tenemos olvidado”.
En el plano práctico de la innovación destaca como dificultad que “hay abogados que le cuesta, por cuestiones culturales, dar ese paso y romper esquemas. Al final tiene que darse cuenta que lo que hace es para buscar el mejor beneficio del cliente”. A su juicio, el sector jurídico es muy corporativista y “se mira demasiado el ombligo”.
Atentos a la inteligencia artificial
Ivo Portabales es otro asistente al Legal Management Forum. Es socio director de Dutilh Abogados, despacho español en crecimiento. Para este abogado, “la transformación digital de los despachos de abogados es una revolución que está ocurriendo. Creo que hará que cambie bastante el concepto de abogacía tradicional. Es fundamental que la tecnología esté al servicio de la abogacía y no al revés. Lo más importante es que los despachos sepamos asumir los cambios que llegan”.
A juicio de este letrado, de todas las tecnologías que están alrededor de la sociedad y que están modificando muchos sectores de la economía, “es la inteligencia artificial la que más se va a significar en la abogacía de los negocios. En nuestro caso ya tenemos en marcha un Grupo de trabajo estudiando herramientas para ver cuál podemos utilizar en nuestra gestión diaria. Es muy importante antes de dar el paso tecnológico, conocer realmente dónde te vas a mover”.
En opinión de Luis Cazorla González-Serrano, doctor en Derecho, profesor de Derecho Mercantil y socio director de Cazorla Abogados, de esas tendencias lo que “más le preocupa por la necesidad de adaptarse a ello, tiene que ver con la introducción de la tecnología en determinados procesos que eran hasta hace poco manuales o personales. Creo que bien organizado todos estos procesos se puede dar un mejor servicio y más eficiente al cliente. Al final el uso de estas tecnologías deben ayudar a tener una mejor relación con el propio cliente”.
Confiesa que su despacho ya está trabajando en este cambio digital que se avecina, “en nuestro caso la aproximación es más compleja, al ser nuestra firma una boutique legal. Pero es evidente que apostamos por la innovación informática, en cuanto a gestión de procesos para darle al cliente una respuesta más rápida y eficaz”. De este cambio digital cree que lo más complicado de asumir “es que el abogado, además de ser buen técnico, debe saber comunicarse de forma eficiente con su cliente”. Fuente: www.confilegl.cl

 

Vea texto íntegro de la publicación

 

RELACIONADOS
*Acerca de ¿cómo va a encajar la inteligencia artificial en los despachos de abogados?
*Publican "¿Cómo pueden fijar los despachos de abogados sus honorarios en este nuevo entorno digital?"

 

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *