Noticias

La iniciativa volverá a la Comisión de Constitución para su discusión en particular.

Cámara de Diputados aprueba en general proyecto de impuesto a los «súper ricos» con respaldo de diputados de Chile Vamos.

Con los fondos recaudados se pretende apoyar a quienes han sufrido las consecuencias económicas de la crisis sanitaria, a través de una renta básica de emergencia.

21 de abril de 2021

Tras horas de debate, la Sala de la Cámara de Diputados aprobó en general el proyecto de la oposición que busca concretar, por única vez, un impuesto de 2,5% a los altos patrimonios del país, además de subir transitoriamente a 30% el impuesto a la renta de las grandes empresas y eliminar algunas exenciones tributarias.

La iniciativa fue aprobada por 105 votos a favor, 18 en contra y 26 abstenciones, contando así con el respaldo de diputados de Chile Vamos, pese al rechazo que ha manifestado el Gobierno a la medida. Para avanzar, el proyecto necesitaba 3/5 de la Sala para, es decir, 92 votos. Con esto, el proyecto volverá a la comisión de Constitución para su discusión en particular.

Así, procurar una alternativa de financiamiento para una renta básica de emergencia por la vía de establecer, de manera transitoria, una mayor carga impositiva a quienes son calificados como los más ricos de nuestro país, es el objetivo del proyecto.

La reforma constitucional que establece, por única vez, un impuesto al patrimonio de determinadas personas naturales y aumento transitorio de la tasa del Impuesto de Primera Categoría para las mega empresas fue presentado a la Sala por medio del informe de la Comisión de Constitución, rendido por la diputada Camila Vallejo, una de las impulsoras de la iniciativa.

Dicha instancia concordó un texto apoyado por mayoría de votos que establece que la recaudación de estos impuestos permitiría el financiamiento de transferencias monetarias de apoyo a los hogares, legisladas por el Congreso Nacional, con el fin de solventar sus gastos con ocasión de la emergencia sanitaria.

La norma señala que se gravará el patrimonio neto de aquellas personas naturales que, al 31 de diciembre de 2020, tengan domicilio o residencia en Chile y cuya valoración sea superior al equivalente, en pesos chilenos, de 22 millones de dólares americanos.

El proyecto establece la forma para efectuar la valoración del patrimonio neto, que se entenderá como la totalidad de los bienes, derechos, valores y/o beneficios que conforman su activo, ubicados en Chile o el exterior, deducidas las deudas u obligaciones fehacientemente acreditadas, contraídas para su adquisición y excluido el valor del inmueble que sirva de casa habitación.

En cuanto a la fecha de pago, se señala que el impuesto se devengará cuando sea publicada esta reforma constitucional y deberá ser declarado y pagado dentro de los 60 días corridos contados desde ese momento. Además, agrega que no será deducible, acreditable ni compensarse contra otros impuestos y establece sanciones a las declaraciones maliciosamente incompletas o falsas que puedan inducir a la liquidación de un impuesto inferior al correspondiente.

Impuesto mega empresas

Por otro lado, la propuesta incorpora un aumento transitorio, que llegará a un 30%, de la tasa del Impuesto de Primera Categoría para mega empresas, consideradas como tal aquellas cuyo promedio de ingresos brutos, percibidos o devengados del giro sea superior a 1.000.000 de UF, considerando los tres ejercicios anteriores a la fecha de publicación de esta reforma.

Para los contribuyentes a quienes se aplique este aumento transitorio se les aumentará proporcionalmente la tasa de pagos provisionales mensuales que, según la Ley sobre Impuesto a la Renta, les corresponde pagar en los ejercicios 2021 y 2022.

Además, el proyecto señala que, en este mismo periodo, se terminarán con beneficios tributarios establecidos en la Ley sobre impuesto a la Renta y la exención de impuestos que beneficia a los retiros de los Fondos de Inversión Privado.

Finalmente, la norma establece que se deberá rendir cuenta a la Cámara respecto del rendimiento, recaudación y administración de estos impuestos y el cumplimiento de su finalidad, exponiendo los planes de entrega y financiamiento a las familias beneficiadas. Dicha cuenta tendría un carácter público y estaría sujeta a la fiscalización de la Contraloría General de la República.

Discusión y votaciones

En un debate en el que participó casi la mitad de las y los diputados en ejercicio se manifestaron posiciones divergentes y contrapuestas sobre el fondo de la propuesta legal, así como respecto de la forma en que se buscó avanzar legislativamente.

En un extremo estuvieron legisladores de ChileVamos que refutaron con energía la iniciativa. Sostuvieron que era abiertamente inconstitucional y se planteó que, si se avanzaba en un cobro al patrimonio individual, también debía incluirse un impuesto a algunas organizaciones o partidos políticos de izquierda. Asimismo, se afirmó que se usaba el dolor y las expectativas de la gente para un desquite de quienes han ganado su patrimonio legítimamente.

Otras posturas remarcaron la importancia de no afectar la inversión en el país con propuestas legislativas como esta y observaron que esta medida recauda poco e incentiva la fuga de capitales. Además, se criticó que el articulado no define conceptos base como cuál es el patrimonio neto ni la forma en que este determinará.

En una posición intermedia dentro del oficialismo hubo quienes plantearon la aplicación de otra fórmula que no prosperó en la Comisión de Constitución y que fue renovada en las votaciones como alternativa. Este grupo de parlamentarios, asimismo, llamaron al Gobierno a hacerse parte de esta propuesta para salvar cualquier objeción de constitucionalidad.

La oposición estuvo en pleno por apoyar la reforma constitucional. Respecto de la forma, defendieron la vía usada para tramitar el texto, por medio de artículos transitorios a la Carta Fundamental, tal como ha sido con otros temas abordados por el Congreso Nacional, como es el retiro de fondos previsionales.

En cuanto al fondo, plantearon que es una medida de justicia social y tributaria en un país con marcada desigualdad social. En este plano, se remarcó que las familias más ricas de Chile vieron incrementar su patrimonio en un 73% durante la pandemia, mientras 2,3 millones de connacionales dejaron de estar calificados como clase media y pasaron a engrosar las cifras de los más pobres del país.

De igual modo, se criticó que los beneficios del Gobierno no han sido recibidos por todos y se refutó que no haya sido el propio Ejecutivo el que haya impulsado una medida como esta cuando hasta instituciones como el Fondo Monetario Internacional están recomendando establecer tasas impositivas especiales y transitorias como la acá planteada para financiar medidas de la emergencia sanitaria y económica.

Por último, entre otras expresiones, se pidió apoyar el texto con el fin de contribuir a la paz social del país, al tiempo que se llamó a los más ricos devolver la mano al país que les permitió generar su riqueza.

Al momento de las votaciones, la Sala respaldó la idea de legislar por 105 votos a favor, 18 en contra y 26 abstenciones. Sin embargo, por ser objeto de indicaciones, la propuesta volverá a la Comisión de Constitución para un segundo informe donde se aborde el detalle del articulado.

 

Vea texto íntegro de la moción e informe Boletín Nº13.555

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. El proyecto es inconstitucional.
    En el último tiempo el Congreso ha estado legislando -inconstitucionalmente- en materias respecto de las cuales carece de iniciativa, con la complicidad de un gobierno que sólo ahora recurre al TC. O sea, parlamentarismo de facto.
    Sería necesario -aunque mañosamente lo evitarán- que la Constitución estableciera la posibilidad de destitución respecto de los parlamentarios que patrocinen o voten a favor, ya sea dos o tres veces en su período, proyectos de ley que sean declarados inconstitucionales por el TC.
    No sólo los gobiernos y el Poder Judicial deben respetar y defender la Constitución. El Congreso también.

  2. SOY UN CUDADANO QUE ESTÁ MUUUY LEJOS, HASTA DE SER DE LOS MENOS RICOS, PERO NO ESTOY DE ACUERDO CON GRAVAR DE IMPUESTOS A LOS SUPUESTOS «SÚPER RICOS», PORQUE SON MUY POCOS Y AYUDAN BASTANTE A DAR TRABAJO Y ABRIR LAS FRONTERAS, PARA CON LOS PAISES QUE PUEDEN NEGOCIAR CON NUESTRA ECONOMÍA. A LA EXTREMA IZQUIERDA LE INTERESA ELIMINAR ESE MINI GRUPO DE S.R., PORQUE DE ESSA FORMA TOMAN EL CONTROL ABSOLUTO DE LA POBLACIÓN, QUE LO QUE MÁS TIENE ES DESCONOCIMIENTO DE COMO SE FORMA LA ECONOMÍA DE UN PAÍS, POR LO TANTO EL GRITO «Quitémosle a los Ricos para darle a los Pobres» QUE POBRE ARGUMENTO. VÁLIDO SÓLO PARA LA IZQUIERDA.