Noticias

Imagen: El Mostrador
Cámara de Diputados.

Pesca despachó proyecto que propone mayores controles para evitar el escape de salmones.

En lo principal, se busca endurecer la regulación aplicada a los escapes masivos de salmónidos desde centros de cultivo. Asimismo, avanza en mejorar la transparencia y la información del sector acuícola.

1 de mayo de 2022

La Comisión de Pesca aprobó y despachó a la Sala un proyecto, en tercer trámite, que modifica la Ley General de Pesca y Acuicultura. Este se enfoca en regular la prohibición de captura de especies salmonídeas provenientes de cultivos de acuicultura.

En concreto, la iniciativa busca endurecer la regulación aplicada a los escapes masivos de salmónidos desde centros de cultivo. Además, se fija la tarea de transparentar mejor la información del sector, como el uso de antibióticos, antiparasitarios, mortalidades y producción.

La propuesta se despachó a segundo trámite el 23 de abril de 2019. Ahora, el texto se analiza conforme a las modificaciones planteadas por el Senado. Al respecto, la Comisión se pronunció contrariamente al cambio introducido en una de sus normas. Este se refiere a condiciones de seguridad de las estructuras de cultivo y fondeo. Además, abarca aspecto sancionatorios por las prohibiciones en la liberación de ejemplares de salmónidos desde centros de cultivo.

La diputada informante del proyecto ante la Sala será María Candelaria Acevedo.

Visión de los trabajadores

Antes de la votación, la instancia escuchó al presidente de la organización multisindical de Trabajadores de la Industria del Salmón y Ramas Afines, Alejandro Santibáñez. También, a su vicepresidente, Marcelo Lipka, y secretaria, Miriam Chávez.

Sostuvieron que es fundamental que se le exija mucho más a la industria salmonera. Agregaron que se debe regular mejor la instalación de las estructuras donde se desarrolla este tipo de cultivos productivos.

Junto con ello, celebraron que este proyecto recoja y respete el derecho de los pescadores artesanales de la captura accidental de especies salmónidos.

Indicaron que esperan que la institucionalidad tenga todos los recursos necesarios para poder fiscalizar. Recordar en este punto que ella está radicada en el Sernapesca, el Ministerio de Salud, el Servicio de Impuestos Internos y en la autoridad marítima.

Los dirigente también dijeron que esperan un efectivo control de los robos que terminan con los productos reducidos en terminales pesqueros, ferias y mercados.

Por otra parte, se refirieron a temas como la marea roja y sus orígenes. “Afirmar que, de manera natural, no existía la marea Roja en Aysén, dando a entender que esta solo apareció con la instalación de centros salmoneras, es irreal. Puede llevar a generar una realidad basada en un error en la información que también afecta a los trabajadores, dado que, muchas veces, se nos indica con el dedo como si fuéramos responsables de cosas que ni siquiera son reales, tan solo por laborar en esta industria” planteó Marcelo Lipka.

Proyecto

El texto aprobado dispone que los módulos de cultivo y fondeo presenten condiciones de seguridad apropiadas a las características geográficas y oceanográficas del sitio concesionado, para evitar el escape de ejemplares de salmónidos.

De igual modo, otorga un plazo a los titulares de centros de cultivo para realizar la recaptura de ejemplares que hayan escapado. Este será de 30 días corridos, prorrogable por otros 30 días. En este marco también se regula la colaboración que puedan entregar armadores artesanales debidamente inscritos en el Registro Pesquero Artesanal.

Indica que, terminado cada ciclo productivo, no mensualmente como originalmente se contemplaba, el Servicio deberá publicar información sobre la cantidad y clase de antibióticos y antiparasitarios utilizados y la respectiva biomasa, mortalidad y cosecha. Esta información deberá desagregarse por empresa y centro de cultivo. En el evento de un escape, el Servicio deberá publicar la cantidad de ejemplares escapados, tan pronto le sea informado por el titular del centro.

Agrega que, ante declaración falsa de un titular de concesión sobre el escape de especies de cultivo confinadas, no habría necesariamente presunción de daño ambiental ni pena de privación de libertad, solo multa por falta de condiciones de seguridad y posterior escape.

La norma sanciona la sustracción de especies desde un centro de cultivo con pena de 61 días a 5 años y multa de 5 a 100 UTM. La misma pena se aplicará a la ruptura maliciosa de redes. De igual modo, para toda acción que provoque o pueda provocar el escape de ejemplares desde dichos centros.

 

Vea moción, discusión y análisis Boletín Nº11571.

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *