Entrevista

Derecho Penal, Justicia.

Félix Arto Catillo, abogado penalista: La puerta giratoria en el sistema penal chileno, ¿existe realmente?

Considera que no existe una puerta giratoria en nuestro sistema penal, naciendo esta creencia de la idea de que toda persona imputada por un delito debe ser recluida en la cárcel.

15 de noviembre de 2021

Por Francisca Pérez O. para el Diario Constitucional.

En una reciente entrevista realizada al abogado penalista Félix Arto Catillo, le consultamos su opinión respecto a la existencia de una puerta giratoria en nuestro sistema penal, que consiste en la creencia de que los delincuentes entran a los tribunales a una audiencia judicial en la que son imputados, y luego de realizarse salen por la misma puerta, sin ser realmente penados por sus crímenes y dejados en libertad.

1. ¿Qué entiende usted por este término de la “puerta giratoria” en nuestro sistema penal?

Alude a la supuesta permisividad del sistema con quienes cometen delitos, los que luego de ser detenidos y sometidos a proceso, rápidamente recuperan la libertad. El recurso literario se vincula con lo expedito que es entrar y salir usando estos pórticos.

2. ¿Considera usted que realmente existe una puerta giratoria en nuestro sistema penal?

No. En absoluto. El portal es unidireccional: muchos entran y pocos salen. Las leyes penales en nuestro país son muy duras, llenas de encarcelaciones cuasi obligatorias y con un alto nivel de prisiones preventivas.

3. ¿Cuál cree usted es el origen de este término?

Se origina en la expresión revolving door usada durante la campaña presidencial de EEUU de Bush vs Dukakis a fines de los 80 a fin de graficar la política de indultos de este último como gobernador de Massachusetts y la reincidencia de los indultados, lo que fue duramente criticado por Bush y sus simpatizantes, quienes masificaron el término y rápidamente se volvió parte del acervo cultural popular.

4. ¿Cuáles considera usted son las causas para que la ciudadanía tenga esta creencia de que existe una “puerta giratoria” en nuestro sistema penal?

Se basa en el erróneo presupuesto que toda persona que es imputada de un delito debe ser recluida en la cárcel, por lo que, si esa expectativa no se cumple, es porque el sistema es “corrupto” o “privilegia a los poderosos” o no tiene la suficiente “mano dura” con la delincuencia. Esto ha sido amplificado por medios de comunicación y ciertas capas de la sociedad que han transformado este falso presupuesto en una verdad, extrapolando situaciones puntuales, del todo entendibles, en reglas generales haciendo ver al sistema penal como extremadamente permisivo.

5. ¿Cuál cree son los problemas que debe resolver nuestro sistema penal para así erradicar esta creencia?

Difundir y explicar cómo funciona. Mostrarle a la sociedad que un sistema penal excesivamente represivo, donde la cárcel sea la única solución, se emparenta con regímenes totalitarios. El sistema penal no es un instrumento de venganza ni mucho menos, sino solo busca tratar de corregir ciertas actitudes perturbadoras de la paz social, las que tienen distintas intensidades, por lo que la respuesta no siempre tiene que ser privar de libertad al imputado.

Asimismo, es fundamental recalcar la importancia de la presunción de inocencia como pilar del sistema y por sobre todo, el debido proceso como derecho humano fundamental.

6. Finalmente y respecto a la pregunta anterior, ¿cuáles cree usted podrían ser soluciones efectivas para esta erradicar esta creencia?

Mayor responsabilidad en los medios de comunicación y los actores político-sociales al momento de difundir y criticar el sistema. Concientizar sobre el respeto al derecho fundamental al debido proceso como un acto de racionalidad sobre el ánimo de venganza que se impone en ciertos sectores extremos de la sociedad.

 

 

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *