Noticias

Política sectorial.

CED publicó informe “Pobreza Energética, desafíos de política para Chile”.

El Centro de Estudios del Desarrollo (CED) publicó un informe denominado “Pobreza Energética, desafíos de política para Chile”, en el que se analizaron diversos aspectos sobre la denominada pobreza energética (PE).

25 de septiembre de 2014

En días pasados, el Centro de Estudios del Desarrollo (CED) publicó un informe denominado “Pobreza Energética, desafíos de política para Chile”, en el que se analizaron diversos aspectos sobre la denominada pobreza energética (PE).

Al efecto, el texto aduce que el origen de este fenómeno se encuentra en organizaciones de base del Reino Unido e Irlanda durante la década de los 80, cuando, producto de la crisis del petróleo de los años 74 y 79, los costos de la energía aumentaron significativamente. El concepto se refiere a la ineficiencia energética de la vivienda, como consecuencia de la falta de recursos económicos para mejorar su calidad. En consecuencia, la vivienda es difícil de calefaccionar y las personas provenientes de los segmentos económicamente más vulnerables se ven forzados a pagar por una forma de calefacción más cara.

Respecto a las causas y consecuencias de la PE, el documento destacó las siguientes: i) nivel de ingreso; ii) calidad de las viviendas; y iii) costos de la energía.

De otro lado, enfatizó que son diversas las circunstancias que inciden o se relacionan con este problema, como la salud de las personas, puesto que los hogares buscan formas alternativas de calefacción, por ejemplo el carbón, lo cual genera mayores riesgos.

Existe una incidencia mayor de la PE, en personas que habitan viviendas sociales o propiedades arrendadas -generalmente tienen mayores niveles de humedad y pérdida de calor- las cuales suelen presentar deterioros materiales significativos, indica el informe.

En cuanto al tratamiento del tema en Chile, sostiene el CED que existe un enfoque fragmentado a través de una serie de medidas enfocadas en los sectores de menores ingresos, pero sin una definición de objetivos y estrategias ni una visión de largo plazo. Así, se ejecutó entre 2005 y 2006 un subsidio al pago del consumo eléctrico para segmentos de bajos ingresos, posteriormente, se estableció un apoyo fijo de $18.000 para consumidores del Sistema Interconectado Central y de $12.000 para el Sistema Interconectado del Norte Grande, entre marzo de 2008 hasta fines de 2009, se estableció un programa de recambio de ampolletas de los hogares pertenecientes al 40% más vulnerable. En el presente, se restituyó el bono de invierno. Además, se cuenta con una regulación en materia de eficiencia energética de viviendas que data del año 2000 para techumbres, la cual se extendió a toda la envolvente en el año 2007. A partir del año 2009, el MINVU entrega un subsidio para el reacondicionamiento térmico de viviendas, en ciertas regiones.

Actualmente, concluye en esencia el documento, existe una agenda en materia energética que contempla un conjunto de medidas que tienen por objeto mitigar la PE, destacando entre otras, un incentivo a la instalación de paneles termo solares en viviendas sociales nuevas y existentes. Dichas medidas, se precisa, irían en la dirección correcta.

 

 

Vea texto íntegro del informe.

 

 

RELACIONADOS

*Diputados pretenden promover el uso de energías renovables no convencionales en las actividades económicas desarrolladas por las pequeñas y medianas empresa…

*CED analizó propuesta de reforma tributaria…

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *