Artículos de Opinión

Declaración del Colegio de Periodistas de Chile.

Este desafortunado acuerdo del Consejo de la Orden -- que adhiere entusiastamente al programa del candidato del PC-FA, incluso en aquello de “democratizar las comunicaciones”, y que con un lenguaje claramente comprometido y una llamativa presentación gráfica  llama a votar por él   -- permite dar pie a quienes hace ya mucho rato vienen denunciando la abierta izquierdización de una buena parte del periodismo chileno, su militante compromiso ideológico con ese sector y una completa pérdida de la objetividad periodística.

El acuerdo del Consejo Nacional del Colegio de Periodistas de Chile en orden a prestar su apoyo oficial a la candidatura presidencial del candidato Gabriel Boric y la declaración que lo acompaña resultan altamente improcedentes puesto que transgreden la Carta de Ética de la Organización, que no da cabida a discriminaciones ideológicas; rompe la necesaria imparcialidad política que debe caracterizar a las asociaciones gremiales por respeto a la diversidad de pensamiento de sus afiliados; y defrauda la independencia y objetividad que los ciudadanos esperamos de quienes ejercen el delicado e importante oficio de informarnos, que esperamos sea cumplido en forma oportuna, veraz y sin sesgos de compromiso político.

Por otra parte, este desafortunado acuerdo del Consejo de la Orden — que adhiere entusiastamente al programa del candidato del PC-FA, incluso en aquello de “democratizar las comunicaciones”, y que con un lenguaje claramente comprometido y una llamativa presentación gráfica  llama a votar por él   — permite dar pie a quienes hace ya mucho rato vienen denunciando la abierta izquierdización de una buena parte del periodismo chileno, su militante compromiso ideológico con ese sector y una completa pérdida de la objetividad periodística.

Desde otra perspectiva, esta abusiva actitud del Colegio de Periodistas refuerza el argumento de quienes sostienen con fuerza y razón el derecho a la libre afiliación de los profesionales a sus distintas agremiaciones, como también el de organizar múltiples asociaciones sin que se les imponga forzadamente tener que pertenecer a la única que se permitiría. Es esta “libertad de asociación” la que debe quedar consagrada y resguardada en una eventual nueva Constitución, en los mismos términos de seguridad que lo hace nuestra actual Carta Fundamental.

Sin lugar a dudas, la declaración en comento configura un episodio triste para el periodismo chileno, que levanta la alerta ciudadana acerca del proceder parcializado de medios de comunicación, periodistas y comunicadores de quienes se espera cumplan su labor en forma equitativa, con independencia y veracidad mostrando así respeto por nosotros que confiamos en su profesionalismo para formar nuestra opinión acerca del devenir social, económico, político y cultural  de nuestro país y tomar nuestras decisiones.

El Colegio de Periodistas de Chile queda en deuda con Chile.

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Muy poco profesionales , además de NO MERECER EL TÍTULO DE PERIODISTAS. SOBRE TODO Matamala , Rincon , Santa María , Allende y varios otros que se las dan de periodistas y son payasos