Noticias

Por unanimidad.

CS acoge unificación de jurisprudencia respecto de interpretación de actos discriminatorios.

La CS acogió un recurso de unificación de jurisprudencia laboral, interpretando el alcance de la garantía de no discriminación contemplada en el artículo 2° del Código del Trabajo.

10 de septiembre de 2015

En fallo unánime, la Corte Suprema acogió un recurso de unificación de jurisprudencia laboral, interpretando el alcance de la garantía de no discriminación contemplada en el artículo 2° del Código del Trabajo.

Al efecto, cabe recordar que el caso se inició con una denuncia de tutela laboral por vulneración de derechos fundamentales deducida por parte del Sindicato de Trabajadores Central de Restaurantes Aramark Limitada N° 2, Faena Collahuasi, en contra de la empresa Aramark Servicios Mineros y Remotos Limitada, la que fue acogida por el Tribunal laboral. Sentencia respecto de la cual la parte denunciada dedujo recurso de nulidad, que fue acogido por la Corte de Apelaciones de Iquique.

En contra del fallo citado, se dedujo recurso de unificación de jurisprudencia, solicitando que se lo acogiera y se la uniformara en el sentido que el procedimiento de tutela laboral previsto en el artículo 485 del Código del Trabajo, en relación al artículo 2° del mismo cuerpo legal, en lo referente a la garantía de no discriminación, debe ser de tal amplitud que considere los preceptos constitucionales que refleja dicha norma, permitiendo la tutela de otros aspectos que puedan darse en la relación laboral y que pudieren resultar discriminatorios, más allá de los expresamente indicados en el artículo 2° del Código del ramo.

En su sentencia, adujo el máximo Tribunal que, de entenderse que la tutela otorgada por el legislador al trabajador víctima de actos discriminatorios durante la vigencia de la relación laboral- de conformidad a lo previsto en el artículo 485 inciso segundo del Código del Trabajo-, se encuentra limitada únicamente a aquellos criterios expresamente previstos por el artículo 2° del Código del Trabajo, como lo ha hecho el tribunal recurrido, importaría concluir que nuestro procedimiento de tutela laboral protege sólo parcialmente el derecho a la no discriminación, excluyendo actuaciones basadas en otros criterios, los no previstos expresamente en la norma laboral, que el legislador nacional sí ha prohibido por otras vías de mayor rango legal, como son la propia Constitución Política de la República y el ya citado Convenio OIT N° 111 de 1958, al cual le resulta plenamente aplicable lo dispuesto en el artículo 5° inciso segundo de la Carta Fundamental.

Y es que, expresa el fallo que, de ampararse aquella interpretación efectuada por el tribunal recurrido, esta Corte estaría autorizando que se consagre una distinción cuya justificación y razonabilidad es del todo cuestionable, al otorgar protección mediante este procedimiento a quienes sufran discriminaciones fundadas en “… motivos de raza, color, sexo, edad, estado civil, sindicación, religión, opinión política, nacionalidad, ascendencia nacional u origen social…”, y negándola a quienes sean víctimas de discriminaciones motivadas por otras razones, distintas de la sola “capacidad o idoneidad personal”, aun cuando aquellas puedan ser tan o más ilegítimas como las mencionadas. Resultando del todo evidente que el catálogo contemplado en el artículo 2° del Código del Trabajo no puede en caso alguno tener pretensiones de exhaustividad, no sólo por resultar más acotado que la protección otorgada por la norma constitucional, sino porque también ha sido superado por normas posteriores que han ampliado dicho catálogo de conductas o criterios sospechosos.            

En consecuencia, concluye el máximo Tribunal sosteniendo que la correcta interpretación de la materia de derecho es aquella que determina que la protección a la garantía de no discriminación o principio de igualdad, otorgada por el procedimiento de tutela laboral –de conformidad a lo dispuesto en el artículo 485 inciso segundo del Código del Trabajo-, no queda limitada únicamente a aquellos actos discriminatorios basados en los motivos o criterios que expresamente prevé el artículo 2° inciso cuarto del Código del Trabajo, sino que se extiende a todas aquellas discriminaciones o diferencias arbitrarias, prohibidas por el artículo 19 N° 16 inciso tercero de la Constitución Política de la República y por el Convenio OIT N° 111 de 1958; razón por la que corresponde acoger el recurso que se analiza y unificar la jurisprudencia en el sentido indicado, y anular la sentencia impugnada para, acto continuo y en forma separada, dictar la correspondiente de reemplazo.

 

 

Vea texto íntegro de la sentencia de la Corte Suprema Rol N°23808-2014.

Vea texto íntegro de la sentencia de reemplazo.

 

 

RELACIONADOS

*CS acoge unificación de jurisprudencia y determina vínculo laboral entre Municipio y trabajador a honorarios…

*CS acoge unificación de jurisprudencia y reconoce bonificación a docentes de establecimientos municipalizados…

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.