Noticias

Políticas públicas.

Publican “Protegiendo nuestros océanos: los desafíos de las zonas marinas protegidas”.

La Biblioteca Nacional del Congreso señala que una de las maneras para conservar y restaurar nuestros océanos es el establecimiento de zonas marinas protegidas.

7 de julio de 2017

La Biblioteca del Congreso Nacional, en su sección Políticas Públicas, publicó el artículo “Protegiendo nuestros océanos: los desafíos de las zonas marinas protegidas”.
La BCN señala que Chile es uno de los líderes mundiales en cantidad de kilómetros de zonas marinas protegidas y plantea que el siguiente paso radica en establecer planes de administración que incorporen a los diferentes actores relevantes y que incluyan prioridades, metas e indicadores de cumplimiento.
En esta línea, a su juicio, para lograr un desarrollo sostenible, esto es, para poder satisfacer las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras, se requiere un océano en buenas condiciones. Una de las maneras en las que se puede revertir el daño ocasionado, es mediante la protección y conservación de zonas marinas protegidas, indica.
Asimismo, recuerda, que incrementar las zonas marinas protegidas es una de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible Nº 14 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, el que apunta a conservar y utilizar en forma sostenible el océano, los mares y los recursos marinos.  
Luego, el texto define las zonas marinas protegidas (ZMP) como áreas geográficamente definidas, designadas, reguladas y administradas para lograr ciertos propósitos de conservación, constituyendo un verdadero refugio a la diversidad biológica, resguardando los ecosistemas y permitiendo que las especies marinas se reproduzcan. Así, de acuerdo a la BCN las reservas marinas bien administradas pueden mitigar y promover la adaptación al cambio climático: paliar la acidificación, disminuir el aumento del nivel del mar, la intensificación de las tormentas, los cambios en la distribución de las especies, aumentar la disponibilidad de oxígeno, entre otros.
Según el Ministerio de Medio Ambiente, Chile es el quinto país del mundo con más kilómetros cuadrados marinos protegidos, después de EE.UU., Australia, Nueva Caledonia y Nueva Zelanda.
También la BCN asevera que la gran mayoría de los kilómetros cuadrados protegidos (850.000 km2) se han declarado como tales entre los años 2016 y 2017, siendo, por lo tanto, un elemento relevante en la agenda política del segundo Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. Los dos últimos parques marinos creados, en Cabo de Hornos y Juan Fernández, fueron anunciados por el Ejecutivo en la última cuenta pública.
A continuación la BCN, recomienda no sólo designar las zonas marinas protegidas, también complementar con la elaboración de planes de administración de las zonas.
Además, continúa, luego de la designación de las áreas se requiere obtener y administrar eficientemente los recursos, los que deben estar orientados a la mantención pero también a la fiscalización, en particular, es importante fiscalizar actividades de pesca industrial ilegal.
De esta misma manera, dice, se requiere que las zonas protegidas deban ser monitoreadas, para fiscalizar el cumplimiento de las normas, pero también para evaluar si los parques están contribuyendo de manera efectiva a la conservación de las especies.
Junto con ello, arguye se debe profundizar el diálogo con comunidades originarias que pueden tener un vínculo ancestral con las zonas protegidas.  
Finalmente, expone la importancia que tiene el documento Evaluaciones del Desempeño Medioambiental de Chile (2016), señalando que la OCDE y la CEPAL sugieren que para Chile avance en la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica, sería positivo promulgar el proyecto de ley que crea el nuevo Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas y un Sistema Nacional de Áreas Protegidas Integradas. Este proyecto de ley fue ingresado en junio del año 2014 y se encuentra en primer trámite constitucional, en la Comisión de Medio Ambiente del Senado. 

 

Vea texto íntegro del documento

 

RELACIONADO
*Publican “Responsabilidad y precaución en la gestión de nuestros océanos”.

 

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *