Artículos de Opinión

La Constitución y las fuentes del Derecho Internacional.

La oportunidad que se presenta mediante un ajuste en la Constitución, es enorme. Abrir el debate sobre la jerarquía de cada fuente en relación a la Constitución y su incorporación se presenta como una necesidad.

Los últimos anuncios presidenciales sobre cambio – proceso (como quiera llamársele) de reforma/nueva constitución, debemos tomarlos como una oportunidad. Por interés disciplinar, no abordo el tema de cuál es el mejor medio para una adecuación de la Constitución a las necesidades actuales. Me interesa poner de relieve un tópico del que poco se habla.  Esto es el del Derecho Internacional y la Constitución.

Nuestra (si nuestra, de todos) actual Constitución contiene un ¿defecto? ¿Omisión? ¿Desajuste con la actualidad? ¿Falta de adecuación vía interpretación a las nuevas formas de comprender el fenómeno jurídico? Depende de quién lo diagnostique. La verdad objetiva es que no hay referencia expresa que claramente zanje la relación de fuentes: Constitución/Derecho Internacional. Y eso nos ha tenido medianamente entretenidos en elaborar teorías sobre la relación de jerarquía, vigencia, etc de las normas de Derecho Internacional y la Constitución. Habrá quienes digan: eso no es así, ahí tiene el artículo 5ª CPR. Ese artículo primero se refiere a una sola fuente del Derecho Internacional, a los tratados. Y sólo a aquellos que se refieren a DDHH. Y esa referencia expresa a los tratados, nos ha tenido ocupados para entender su alcance y sentido. Es decir, qué podríamos decir sobre la recepción y obligatoriedad de las sentencias de un tribunal internacional como la Corte Interamericana, en casos en los que Chile no es parte, o vigencia y jerarquía de normas consuetudinarias.

No es verdad que el tema esté zanjado. Y no lo está porque las normas, la doctrina y la jurisprudencia no son unívocas en muchos aspectos. Y nos vamos quedando atrás o forzando interpretaciones imposibles, dependiendo de quién lo mire y evalúe. Por ejemplo, el tema recientemente abordado por la doctrina sobre el control de convencionalidad, obliga a pensar sobre esto. ¿Existe ese control derivado de una obligación internacional? ¿Obliga a qué y en qué medida? ¿Es dable sostener que la Constitución cede en fondo y forma a una interpretación de norma jurídica, y lo hace además con un rango o jerarquía que nuestra Constitución no señala  o lo hace dudosamente?

Chile tiene una Constitución que lo obliga y establece la estructura general de fuentes jurídicas y su interacción. Pero también están las normas internacionales. Y el Derecho Internacional no nos dice cómo es la recepción ni jerarquía, y no lo hace porque es efectivamente un asunto de derecho interno el cómo se incorpora y su jerarquía.

Por lo tanto, la oportunidad que se presenta mediante un ajuste en la Constitución, es enorme. Abrir el debate sobre la jerarquía de cada fuente en relación a la Constitución y su incorporación se presenta como una necesidad. Mantener el status quo de incertidumbre y referencia a teorías antagónicas de interpretación parece poco adecuado para el momento en que Chile se encuentra (Santiago, 15 mayo 2015)

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar.


Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *