Grandes Juristas

Imagen: Wikipedia

Franz von Liszt

Gran jurista y político alemán, reconocido por sus aportes en el área del Derecho Penal y del Derecho Internacional Público.

6 de noviembre de 2022

Por Konstanza Guerrero Canales, USS

VIDA TEMPRANA

Franz Ritter Von Liszt, nació el 2 de marzo de 1851, en Viena. Ha sido sin lugar a dudas uno de los juristas penalistas de mayor renombre en la historia del Derecho Penal y un destacado cultor de la política criminal. Aplaudido por sus teorías pero también criticado duramente por ellas, veía al Derecho Penal como barrera infranqueable de la política criminal.

Su padre era Eduard Ritter von Liszt (1817-1879), un abogado que había completado una brillante carrera en el Servicio Civil como jefe de la recién creada “Fiscalía General de Austria”. La madre fue Karolina Pickhart (1827-1854), quien a su vez fue la primera esposa de Eduard von Liszt. Nació en Çilli, Turquía, y murió de cólera en Viena en 1854. El virtuoso del piano y compositor Franz Liszt era primo de Franz von Liszt y también actuó como su padrino.

ESTUDIOS

Liszt estudió Derecho en Viena, en el año 1869, teniendo entre sus maestros a Rudolf von Ihering , quien influyó fundamentalmente en él en sus puntos de vista del Derecho y cuyos puntos de vista transfirió más tarde al Derecho Penal. En 1874, Liszt, habiendo obtenido un título en Derecho y un doctorado, rápidamente buscó una carrera docente universitaria que lo llevó, en 1876 a Graz, Marburg (desde 1882), Hall (desde 1889) y finalmente en 1898, en la cumbre de su carrera, a la Facultad de Derecho más grande en Berlín, donde enseñó Derecho Penal, Derecho Internacional y jurisprudencia. En sus 20 años allí se dedicó casi exclusivamente al Derecho Penal.

En 1882, mientras estaba en Marburgo , realizó su primer seminario sobre criminología y continuó trabajando en la construcción de la revista científica que cubría todo el campo de la justicia penal. También fundó la llamada «Escuela de Marburg» de Derecho Penal, afirmando que el crimen debe considerarse esencialmente como un fenómeno social.

Además del aspecto científico del Derecho, también le atraía la política pública práctica. Estuvo activo en Berlín a partir de 1900 en el “Partido Popular Progresista” y fue miembro del Ayuntamiento de Charlottenburg hasta 1908, cuando fue elegido miembro de la Cámara de Representantes de Prusia.

Posteriormente, en 1912, fue elegido miembro del “Reichstag alemán” , sin embargo, permaneció políticamente más bien como un partidario y siempre fue una espina clavada en el costado de la burocracia gubernamental.

Como un forastero liberal con coraje, estaba sentado en los bancos transversales, de modo que ni en la sociedad establecida de Prusia ni en el imperio había mucho apoyo para sus posiciones.

OBRAS Y APORTE AL MUNDO JURÍDICO DEL DERECHO PENAL.

Creó un sistema de enseñanza personalizada del Derecho, particularmente del Derecho Penal, en «Seminarios», que eran reuniones una vez a la semana para discutir un texto que podía ser una sentencia, un nuevo texto de investigación u otros que podían tener interés para el estudio y análisis.

Además, Franz von Liszt creó la política criminal como disciplina científica, concibiéndola como el conjunto de criterios determinantes de una lucha «eficaz» contra el delito. Su punto de partida, como es sabido, era una concepción determinista del hombre, una visión del delito como reflejo de la peligrosidad del mismo (social e individualmente determinada) y una fe positivista en la posibilidad de corregir los factores individuales (por la psiquiatría o la instrucción) y las estructuras sociales (por la política social) que conducen al delito.

Por todo ello, su planteamiento de la “política criminal empírica” es expresión clara de la ideología terapéutica de finales del  siglo XIX, en donde se parte del diagnóstico de la criminología empírica y se responde con la terapia de la penología, con el peculiar concepto que de la misma tiene el propio von Liszt.

FRANZ Y EL DELITO.

Considera al delito como un ente jurídico, cuya esencia consiste en una pura infracción a la ley penal, en una pura relación de contradicción entre el hecho y el Derecho. Y piensa que la pena es la retribución de la culpa por el delito cometido y una tutela del orden jurídico.

Von Liszt integra la corriente «causalista naturalista» en la teoría del delito, a la que también pertenece Ernst von Beling. Según los causalistas naturalistas, la acción es una causación o no evitación de una modificación (de un resultado) del mundo exterior mediante una conducta voluntaria.

Para von Liszt la acción humana debe ser voluntaria; pero tal voluntad se refiere únicamente al movimiento corporal que produce un resultado material, donde sólo existe una relación de causalidad entre ese movimiento y el resultado material. El movimiento corporal voluntario resulta de un proceso causal ciego, en donde no interesa el sentido del fin de la acción.

DECESO

Franz von Liszt murió el 21 de junio de 1919, después de una larga enfermedad, y le sobrevivieron su esposa, Rudolfine, y dos hijas, las cuales permanecieron solteras, por lo que, esta rama de la familia Liszt se ha extinguido desde entonces.

Partes de la extensa biblioteca de Liszt se encuentran en la Biblioteca del Instituto Liszt de la Universidad Humboldt de Berlín .