Cartas al Director

Por la razón o la fuerza.

Adolfo Paúl L.

14 de septiembre de 2021


La expresión “por la razón o la fuerza” corresponde a la versión castellana de la frase latina aut consilio aut ense (o por consejo o por espada) que fue incluida como lema en el primer escudo nacional de 1812. Dicha expresión fue incorporada en diversas monedas acuñadas durante el siglo XIX y fue oficializada en 1920 como lema del actual escudo nacional (adoptado en 1834).

Ella es equivalente a “la balanza y la espada” con la que se representa simbólicamente la imagen de la justicia: la balanza que simboliza al derecho y a la razón no puede prevalecer sobre la violencia ilegítima y el crimen sin la espada, que simboliza al poder y a la fuerza. También equivale a “Estado de Derecho”; es decir, aquel que se caracteriza por la igualdad ante la ley, la obligación de cumplirla tanto por gobernantes como por gobernados y que quien la viola recibe el debido castigo. Razón y fuerza son inseparables como anverso y reverso del Estado de Derecho.

Diversas personas proponen reemplazar el lema del escudo por “solo por la razón, solo por la justicia”, “por la fuerza de la razón” u otros; pero no explican cómo se hace para imponer el orden a quienes no se someten a él por la razón.

Estas personas tienen una concepción estrecha de la noción de derecho, que piensan que al elegir el camino del derecho han renunciado a la fuerza, olvidando que ella es necesaria para darle eficacia. Lo esencialmente jurídico no está en el contenido de la norma, sino que en su imperio inexorable; es decir, la imposición forzosa de su cumplimiento. El derecho lleva en sí implícita la coacción, la fuerza para imponer sus decisiones.

La defensa del derecho no se agota en razonamientos del juez: es necesario que detrás de la balanza del juzgador vigile la espada del ejecutor. En nuestro mundo real, para imponer el orden recto e impedir la acción de quienes lo subvierten y alcanzar la paz social muchas veces es necesario aplicar la violencia física legítima del Estado.

El significado del lema no está vinculado a un carácter belicista, sino que pretende establecer la primacía de la razón en la vida colectiva, es decir, el derecho; no obstante, si este es violentado, debe restablecerse mediante el uso de la fuerza si fuese necesario.

Finalmente, en relación con los convencionales constituyentes que pretenden “refundar a Chile”, cabría citar a Milan Kundera: “Para liquidar a las naciones lo primero que se hace es quitarles la memoria. Se destruyen sus libros, su cultura, su historia. Y luego viene alguien y les escribe otros libros, les da otra cultura y les inventa otra historia. Entonces la nación comienza lentamente a olvidar lo que es y lo que ha sido”.

 

Adolfo Paúl L.

Abogado

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *