Noticias

En Sesión Especial.

Senadores se manifestaron con posturas divididas ante decisión del Ejecutivo de declarar desierta licitación del Transantiago.

Los parlamentarios, por mayoría, acordaron, a través de un proyecto de acuerdo, que se solicite información sobre el cronograma, costo, planes y detalles de la nueva licitación del sistema de transporte público urbano que opera en Santiago.

5 de abril de 2018

Con posturas divididas frente a la decisión del Ejecutivo de declarar desierto el proceso de licitación del Transantiago y, en especial, frente a las responsabilidades que se derivan sobre la misma, se efectuó la sesión especial convocada para el análisis de la licitación del sistema de transporte público urbano que opera en el área metropolitana de la ciudad de Santiago (Transantiago).
Senadores de Gobierno coincidieron en otorgar un irrestricto respaldo a la decisión de declarar desierta la licitación con el fin de otorgar mayor transparencia y mejoras al sistema de Transantiago, dadas las incertidumbres que generaban las medidas judiciales pendientes y las críticas al proceso de licitación llevadas a cabo durante la anterior administración.
En contraposición, sus pares de la oposición criticaron la medida tanto en la forma como en el fondo, puesto que la calificaron como “una decisión improvisada, que privilegia los tratos directos que hacen que el sistema sea menos transparente y se afecta a la ciudadanía”. En esa línea varios legisladores, advirtieron que el 100% de la responsabilidad de lo que ocurra con el Transantiago será del actual Gobierno.
Así, se propuso someter a votación el proyecto de acuerdo (Boletín S N°1971-2)  donde por voto dividido de 22 a favor y 14 en contra se solicitó al Presidente de la República, instruir a la Ministra del ramo para que informe respecto de las medidas concretas que se adoptarán para el nuevo proceso, cronograma, costos asociados y los demás antecedentes que se derivan de la decisión de declarar desierto el proceso de licitación el pasado 20 de marzo.
La discusión se centró tanto en aspectos reglamentarios como en los considerandos del mismo, puesto que los senadores Pérez Varela, Coloma, Moreira y Chahuán, entre otros, criticaron que se sometiera a votación en la misma sesión y se mostraron contrarios a los “considerandos” del texto ya que, a su juicio, se trataría de "un abuso" por “hacer un punto político donde se trata de eximir al anterior gobierno de toda responsabilidad en el fracaso de un proceso de licitación".
Sus pares de oposición Rincón y Navarro pidieron “hacer un esfuerzo” y centrarse en el acuerdo específico que lo que solicita es información a la autoridad sobre las consecuencias que tiene dejar desierto el proceso de licitación”.
Además llamaron a enfocarse en el diagnóstico compartido de que “tenemos problemas de transporte público no solo en Santiago sino también en regiones”.
También hicieron presente que la actual Ministra de Transportes también fue Subsecretaria en la anterior administración del Presidente Piñera.
En el aspecto reglamentario, el Presidente del Senado, Carlos Montes confirmó que es habitual que en todas las sesiones especiales se somentan a votación proyectos de acuerdo.
Por su parte, la Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt explicó “las razones que sustentaron la decisión del Ejecutivo que declaró desierta la licitación”, aludiendo a que buscan “buenos servicios en el más corto plazo”; asimismo, manifestó que pese a los dos años en los que se habría realizado la licitación “el tiempo real fue de 15 días, por ello hablamos de un proceso que está estresado en los plazos, de grandes inversiones, que requieren un análisis más detallado”.
“El nivel de incertidumbre que acompañó el proceso era demasiado alto como para tomarlo. Respecto al impacto para el interés de privados y su desestimación estaba estimado en las bases; además, recientemente hemos recibido información desde la contraloría que revelan que tanto las preguntas como respuestas claves para el proceso de licitación no fueron aprobados todavía por la Contraloría”, dijo Hutt.
La Secretaria de Estado insistió en que “con contratos más pequeños, es más fácil el control, y se genera una industria de operadores que entran y salen del sistema y aumenta la competencia”, y subrayó que se considerarán los procesos ya realizados de participación ciudadana.  
A continuación, la senadora Rincón reconoció que “el modelo tiene imperfecciones, independiente del gobierno de turno. Los procesos de licitación no han sido del todo transparente”, por lo que llamó a informar sobre las soluciones que se propondrán, los tiempos y costos. “Serán apoyados siempre y cuando este proceso sea transparente y competitivo”, precisó, además de resaltar que no se debe “olvidar el mejoramiento del transporte en regiones”.
Más crítica fue la postura de la legisladora Allende, quien reclamó que “hemos leído que catalogan que el proceso fue improvisado, lo que rechazo enfáticamente; lo improvisado es lo que se quiere hacer ahora, tratos directos, no hay claridad en los costos, con perjuicio para la ciudadanía. Se había hecho un esfuerzo para aumentar una serie de exigencias”.
“Se habla de buses, de su administración, pero no se habla de los trabajadores, ni de los pasajeros”, reclamó el senador Navarro, para quien “hay una necesidad de mejorar un pésimo servicio, en donde se gastan 2 millones de dólares al día, eso es lo que le cuesta a Chile y no hay una visión para las regiones”. Asimismo, señaló que “aquí se dice que se trabajó con poco tiempo, pero la Ministra en 9 días dice que se hizo un mal trabajo”.
Enseguida el senador García Huidobro valoró la explicación de la Secretaria de Estado. “Esta es la peor política pública que implementaron los gobiernos de la concertación y es importante la autocrítica, porque ha empeorado el transporte público de Santiago”, argumentó. A juicio del legislador, “es importante la decisión que se tomó, en su momento hicimos ver las dudas de la licitación y hoy estamos ante problemas legales serios por lo que el riesgo era grave. Nosotros no estamos disponibles para seguir parchando este sistema”.
Asimismo, el congresista Allamand recordó que “los últimos 4 años fueron muy malos para el transantiago, con evasión record, con aumento en el tiempo promedio de los viajes, muy mala gestión, por eso la importancia de que la licitación cumpliera sus propósitos  y la contingencia jurídica hacían imposible que se siguiera adelante con el proceso como estaba. La licitación parecía un traje a la medida para los actuales operadores”. Fuente: www.senado.cl

 

RELACIONADOS
*Sobre la "Suspensión de licitación de Transantiago: priorizando a los usuarios"…
*Piden al Ejecutivo reactivar licitación del Transantiago…

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *