Artículos de Opinión

Sobre el proyecto de Modernización Laboral.

La distribución de la jornada de trabajo, en cualquiera de las modalidades planteadas, no considera que las empresas o centros de trabajo en que la presencia de los trabajadores, que prestan los servicios especiales, es indispensable durante todas las jornadas laborales.

El Presidente de la República ha enviado al Congreso Nacional el proyecto indicado que plantea una flexibilización de la distribución de las horas laborales, en diferentes tópicos y con características especiales en los aspectos concretos que comprende.
Si bien no se cuenta con el texto oficial del indicado proyecto, a través de comunicados oficiales y artículos de la prensa nacional se ha tomado conocimiento de su contenido.
Así, a partir de esos antecedentes, nos atrevemos a hacer un simple y breve comentario en los aspectos que se indican.
Resulta loable el esfuerzo por buscar la forma de establecer una normativa que permita a los trabajadores cumplir las labores, que les permiten satisfacer sus necesidades y las de su grupo familiar, en una jornada que también considere parte del tiempo para compartir con sus seres queridos.
Entre las propuestas conocidas por los medios de comunicación y que pueden generarse por acuerdo de las partes de la relación laboral, cabe destacar:

-Jornadas laborales propias de estos tiempos y que permitan una mejor calidad de vida de los trabajadores.

-Un mundo laboral inclusivo con mejores oportunidades fundado en el respeto y dignidad de las personas.

-Distribución de jornadas de trabajo en no menos de 4 días ni más de 6 a la semana, la que también podrá acordarse por períodos semestrales o anuales y a nivel colectivo.

-Creación de bolsas de horas extraordinarias para adicionarlas a períodos de vacaciones.

-Jornadas laborales que faciliten a los trabajadores la finalización de sus estudios y la propuesta de ampliación de la edad para que accedan a los programas del Sence.

-Toda una normativa para la  protección de los menores y adolescentes, como también de quienes están afectados por alguna discapacidad.

No obstante, y aun cuando algunas de las restantes propuestas pretenden obtener efectos similares a los indicados precedentemente, se considera indispensable hacer presente algunos aspectos que pudieran generar impedimentos de hecho que es conveniente considerar.

-La distribución de la jornada de trabajo, en cualquiera de las modalidades planteadas, no considera  que las empresas o centros de trabajo en que la presencia de los trabajadores, que prestan los servicios especiales, es indispensable durante todas las jornadas laborales.

-Los colegios y todos los centros educacionales requieren de sus docentes y personal de apoyo todos los días y en las jornadas correspondientes.

-Lo mismo ocurre con los centros de salud, con sus servicios de urgencia y otros, en que las jornadas permanentes y el personal necesario se requiere para las contingencias o eventos que se generan en forma sorpresiva para la comunidad.

-Los servicios de salas cunas y jardines infantiles, que facilitan el desempeño de las trabajadoras mujeres. Requieren jornadas coincidentes con las de las madres y con personal adecuado para cumplir la misión que les es propia.

Finalmente, pretendiendo representar a la mayoría de la población laboral y teniendo como base el corolario que se desprende de las buenas intenciones que refleja el proyecto señalado, resulta pertinente analizar una solución general, sin problemas sectoriales, y que satisfaga a una gran mayoría de los ciudadanos, como sería una disminución de la jornada diaria de trabajo y consecuentemente, de la semanal y mensual. (Santiago, 9 de mayo 2019)

 

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar.


Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *