Noticias

Programa Asia Pacífico.

Sobre «El avance de Nueva Zelandia hacia un modelo de pesca sostenible».

El país plantea el fortalecimiento del sistema de gestión pesquera para garantizar la sostenibilidad a través de dos programas, uno de seguimiento digital y otro para ajustar las técnicas de explotación del recurso.

20 de junio de 2018

En una reciente publicación de la Biblioteca del Congreso Nacional se da a conocer el artículo “El avance de Nueva Zelandia hacia un modelo de pesca sostenible”.
La BCN expone que Nueva Zelandia se reconoce como un país dependiente del entorno natural para que sus habitantes se ganen la vida, principalmente del mar, pues es gracias a este recurso que llegan millones de turistas al año, estudiantes e inversores. También es una fuente de recursos importante de donde se producen alimentos, energía, transporte, además de ser el lugar donde se realizan prácticas recreativas y culturales. Es por ello que el océanos es el lugar de donde pescadores de todos los tamaños extraen distintos tipos de especies.
Sin embargo, se arguye, la importancia de este recurso no ha estado dentro de las prioridades legislativas en las últimas décadas, pues las leyes encargadas de regular los recursos naturales y la actividad pesquera tienen 30 años de vigencia. Según un informe de la Ocde publicado en marzo de 2017 sobre desempeño ambiental se señala que “el crecimiento económico del país asiático ha comenzado a mostrar sus límites ambientales, principalmente por la contaminación del agua y la amenaza a la biodiversidad”. Por esta razón es que el organismo instó al Gobierno neozelandés a crear nuevas oportunidades económicas que generen usos más sostenibles y desarrollar una visión a largo plazo de una economía más verde y baja en carbono.
Las conclusiones del informe, se afirma, tuvieron eco en la sociedad civil neozelandesa, cuando la Environmental Defence Society (EDS) publicó un informe documental Voces desde el Océano: Manejando las pesqueras de Nueva Zelandia, donde se muestra a través de imágenes y testimonios los éxitos ambientales y los fracasos del sistema actual, pero también hace un llamado para que se realice una reforma de la gestión pesquera que no solamente tenga una planificación más completa sobre la industria, sino que la política de pesca sea regulada por una nueva agencia de océanos.
Estas consideraciones, explica la BCN, coinciden con la decisión tomada el año 2015 por el Ministerio de Industrias Primarias de revisar el sistema de manejo de los océanos. Entre las razones más importantes para tomar tal decisión está el hecho que hay 15 mil especies presentes en los 4,4 millones de kilómetros cuadrados de zona económica exlusiva. De esto, cerca de 420 mil toneladas de pescados se explotaran mensualmente durante 2016, lo que genera más de ocho mil empleos, principalmente para el procesamiento de los productos. Según cifras del propio ministerio, más de un 90 por ciento de los productos son exportados, lo que genera ganancias que superan el 1,3 millones de dólares.

Fortalecer el sistema de gestión para asegurar la sostenibilidad

La BCN explica que el replanteamiento de la política que regula la pesca ha tenido como objetivo principal que tanto las actividades recreativas y comerciales de Nueva Zelandia se gestionen de manera sostenible. Para ello plantea el fortalecimiento del sistema de gestión pesquera para garantizar la sostenibilidad a través de dos programas, uno de seguimiento digital, que precise y actualice la información sobre el monitoreo de la actividad comercial y otro para ajustar las técnicas de explotación del recurso.
El primero, consiste en desarrollar un nuevo sistema digital cuyo fin es rastrear la actividad pesquera comercial. Esto permitirá la incorporación de nuevas tecnologías en los procesos de verificación para que los informes de explotación sean más precisos. Esto supone que los barcos de pesca comercial emitan informes electrónicos de sus capturas para conformar libros de registro electrónico. Asimismo, la digitalización supone la necesidad de contar con informes electrónicos de posición, para verificar donde y cuando ocurrió la pesca. Por si fuera poco, se platea la posibilidad de realizar un monitoreo electrónico con cámaras a bordo.
Otro de los aspecto a reformar por el MPI es un cambio en las regulaciones para que la pesca comercial utilice nuevas tecnologías para el arrastre. Estas nuevas tecnologías no solo permiten un mayor control por parte de la autoridad en relación a las recolecciones, sino que logrará un impacto positivo en la biodiversidad marina, ya que reducirán la captura accidental de especies como aves o peces en peligro de extinción.
Ambas medidas, más que una decisión unilateral tomada por el Ministerio, fue sometida a una consulta ciudadana con el fin de que todos los involucrados, principalmente pequeños, medianos y grandes pescadores, además de otros stakeholders, decidan si son convenientes para la generación de empleo, contribuyen al manejo sostenible del mar neozelandés y aseguran que los recursos pesqueros perduren en el tiempo. Ambas medidas fueron aprobadas en marzo y abril de 2017

Cuotas para la pesca sostenible

Con respecto a este punto, el documento destaca que a pesar de todo el replanteamiento que realiza el Gobierno neozelandés para modificar las condiciones de pesca y avanzar a una mayor sostenibilidad, desde 1986 es uno de los países en el mundo con mayor conciencia en el cuidado de las especies marinas. Dicho año se estableció el llamado cuota sistema de gestión (QMS por sus siglas en inglés) donde se establecen 100 especies permitidas comercialmente, las que se dividen en 638 poblaciones.

Posibles avances en la pesca sostenible en la realidad chilena

El texto dice que en nuestro país la realidad de la pesca es distinta a la neozelandesa, aunque existen puntos en común respecto de la necesidad de mejorar las capacidades de información y monitoreo de la actividad. Al menos así lo cree el ex diputado y presidente de la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, Morano, quien cree que los derechos de pesca tienen que ser controlados totalmente por el Estado.
En relación a la posibilidad de incorporar y actualizar los sistemas tecnológicos en el control de la actividad pesquera, afirmó que "se está presentando una modificación importante que desgraciadamente de la Cámara de Diputados salió hace más de un año y ahora está de vuelta con algunas modificaciones, que espero sean menores. Esta modificación equipara las responsabilidades entre quien ejecuta el robo de especies como de quienes se benefician a través de la compra del producto, porque hasta ahora solo se responsabiliza a quien pesque ilegalmente pero toda la cadena superior queda sin sanciones y eso debe fiscalizarse con sanciones que hoy no existen".
"Entonces quienes transportan, frigorizan y exportan tienen que ser sancionados. La pesca ilegal constituye el tercer ingreso irregular en la economía mundial después de las drogas y las armas, por lo tanto tenemos que tener conciencia que este es un problema grave, mayor y que hoy la legislación está atrasadísima en la materia”, agregó.
Por último, Morano coincidió con el modelo neozelandés de consultar a la ciudadanía y actores involucrados “hay que escucharlos, el Ejecutivo antes de mandar un proyecto debería conversar con los consejos artesanales y el Comité de Consejo Pesquero, y de ahí hacer sus propuestas. Luego, en el trabajo parlamentario invitarlos a exponer a las comisiones, como hicimos muchas veces cuando me tocó presidir, para tener su opinión. Ese es un requisito para los legisladores que tienen que considerar todos esos criterios al momento de decidir, no solo en función de un solo sector determinado”.

 

Vea texto íntegro del documento

 

RELACIONADOS
*Sala de la Cámara de Diputados envía a Comisión Mixta proyecto que fortalece la institucionalidad del Sernapesca…
*Ley de Pesca: FAO plantea producción pesquera para consumo humano, adaptación al cambio climático, redefinición de cuotas…

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *