Noticias

Calentamiento global.

Diputado del Partido Socialista de Brasil denuncia al Supremo Tribunal Federal de ese país, la permanente política de omisión del gobierno federal respecto a materia ambiental.

El Parlamentario asevera que la respuesta del gobierno debería ser una verdadera guerra contra la deforestación y el cambio climático. Pero, por el contrario, este escenario ambiental devastador solo ha producido la inacción y el vaciamiento de las políticas de mando y control en la zona.

24 de septiembre de 2020

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil conoció, durante la audiencia pública convocada en el marco del Acuerdo de Incumplimiento del Precepto Fundamental (ADPF) 708, el argumento del diputado federal Alessandro Molon (PSB) sobre la necesidad de que este alto Tribunal reactive de inmediato la operación el Fondo Climático y restaurar su estructura de gobernanza, con la participación de la academia, el sector privado y la sociedad civil organizada.

En su presentación, el congresista denunció lo que calificó como una clara y permanente política de omisión ante la destrucción ambiental del gobierno federal, que estaría produciendo un verdadero “ecocidio” en el país. Según Molon, se han configurado un conjunto de acciones y omisiones que desmantelan la fiscalización ambiental, que hacen inviable la sostenibilidad en el área y sabotean la inversión en proyectos que apuntan a combatir las principales causas del cambio climático en Brasil.

En este sentido, para corroborar sus declaraciones, citó varios datos. Dijo que, en Brasil, la deforestación en 2019 fue la más alta registrada en los últimos 10 años y que, en 2020, habría aumentado otro 30%. En el cerrado, la deforestación se mantiene estable en niveles altos y ha avanzado un 15% sobre las áreas protegidas. Agregó que, en el Pantanal, los incendios ya han consumido más del 15% de todo el bioma.

Enseguida, el diputado manifestó que Brasil debería aumentar sus emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 20% este año, debido al aumento de la deforestación, según datos del Sistema Estimado de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero en Brasil. Agregó que Brasil es el decimocuarto país que más emite gases de efecto invernadero y que el 44% de las emisiones son provocadas por cambios en el uso del suelo, como la deforestación y degradación del uso del suelo, y el 25% por la agricultura y la ganadería uso del suelo.

Posteriormente, el parlamentario también señaló que el panorama mundial sobre el calentamiento global es alarmante. Según él, los datos de la Organización Meteorológica Mundial muestran que la temperatura global promedio registrada en 2019 fue 1,1º Celsius por encima de los niveles preindustriales, lo que convirtió el año pasado en el segundo más caluroso registrado. La década de 2010 a 2019 tuvo la temperatura promedio más alta de la historia, con la tasa de aumento del calentamiento de los océanos aumentando en un 40% y la frecuencia anual de eventos climáticos extremos aumentando en un 60%.

Finalmente, la intervención del diputado concluyó con su afirmación respecto a que la respuesta del gobierno debería ser una verdadera guerra contra la deforestación y el cambio climático. Pero, por el contrario, este escenario ambiental devastador solo ha producido la inacción y el vaciamiento de las políticas de mando y control en la zona.

 

Vea texto íntegro del comunicado.

 

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *