Noticias

Identidad sexual.

Nueva Zelanda pretende tramitación de ley que prohibiría la “terapia de conversión” para la homosexualidad.

La última petición para legislar al respecto, es del 23 de febrero del 2021, en la que se solicita urgentemente que se le dé prioridad a la prohibición de la terapia de conversión, destacando que 157 mil personas han firmado en apoyo a esta petición.

5 de marzo de 2021

El gobierno de Nueva Zelanda finalmente estableció sus planes para prohibir completamente en el país la terapia de conversión a principios de 2022 “como muy tarde”.

El Partido Verde, en particular, considera que el anuncio del Gobierno es una victoria, ya que la portavoz del grupo arco iris del partido, Elizabeth Kerekere, dijo que el plazo se estableció gracias a la presión de una petición de más 150.000 personas, que pedían que se prohibiera urgentemente esta práctica perjudicial.

Cabe hacer presente que el 2019, el Comité de Justicia de la Casa de Representantes del Parlamento neozelandés, evacúo un informe respecto de 2 peticiones presentadas en las que se solicitaba legislar sobre la prohibición de la terapia de conversión en el país, entendida como cualquier forma de tratamiento o psicoterapia que tiene como objetivo cambiar, eliminar o suprimir la atracción hacia el mismo sexo, o para curar la falta de atracción hacia el sexo opuesto.

Al respecto, se señaló que en Nueva Zelanda se considera como un comportamiento poco ético que los consejeros registrados proporcionen terapia de conversión, sin embargo, debe tenerse presente que personas no registradas o grupos religiosos pueden ofrecer la referida terapia de acuerdo con sus creencias. La consideración de varios derechos civiles y democráticos es relevante para estas peticiones, incluido la libertad pensamiento, conciencia y religión, la libertad de expresión y libertad de asociación, toda vez que estos derechos importan en la medida que protegen a quienes buscan voluntariamente y ofrecen terapia de conversión debido a sus creencias personales.

Finalmente, el referido informe concluyó señalando que concurren al argumento de que la terapia de conversión es dañina. Sin embargo, es necesaria trabajar más antes de tomar la decisión de prohibirlo. En particular, se debe pensar en cómo definir “terapia de conversión”, a quien se aplicaría la prohibición y cómo garantizar que los derechos relacionados con la libertad de expresión y religión se mantengan.

Por su parte, la última petición para legislar al respecto, es del 23 de febrero del 2021, en la que se solicita urgentemente que se le dé prioridad a la prohibición de la terapia de conversión, destacando que 157 mil personas han firmado en apoyo a esta petición.

En específico, se estima que no puede retrasarse más la tramitación de esta ley. Son muchos las coaliciones que se han comprometido a prohibirla.  Nueva Zelanda debe ser un lugar donde se acepten personas de todos los géneros, sexualidades y características sexuales. Pero en este momento, la “gente de Rainbow” está siendo vulnerada y traumatizada a través de la terapia de conversión, simplemente por ser fieles a sí mismos

 

Vea texto íntegro de la petición (2021) y del informe (2019).

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *