Noticias

Imagen: latercera
A segundo trámite.

Licencia de conducir clase B: ¿cómo facilitar los requisitos?

A la Cámara de Diputados pasó el proyecto iniciado en moción de senadores, que modifica la Ley de Tránsito y que apunta a solucionar un problema práctico que afecta a cientos de inmigrantes provenientes de países con los que Chile no ha suscrito acuerdos de reconocimiento recíproco de licencias de conducir.

7 de enero de 2022

En condiciones de cumplir su segundo trámite, en la Cámara Baja, quedó el proyecto que apunta a facilitar los trámites para acceder a la licencia de conducir Clase B, en especial, en lo relativo a eliminar el requisito de acreditar escolaridad básica. Ello, considerando que tener la licencia Clase B por dos años es una exigencia previa para acceder a la licencia profesional.

La iniciativa iniciada en moción de los senadores Ximena Órdenes, Alejandro García-Huidobro, Juan Pablo Letelier, Alejandro Navarro y Manuel José Ossandón se despachó en general y en particular por 15 votos favorables y 6 abstenciones.

Durante el debate se hizo presente, por parte de algunos legisladores, que si bien comparten los objetivos de la iniciativa es preciso revisar la conveniencia de modificar la regla general, o bien, precisar los requisitos temporales para acreditar ser egresados de enseñanza básica mediante la presentación de certificados de estudios emitidos en el extranjero.

La senadora Ximena Órdenes, en su calidad de presidenta de la comisión de Transportes, fue la encargada de dar cuenta en Sala de la iniciativa y explicó que “según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas de 2020, en Chile la población extranjera alcanza a 1.462.103 personas. La mayoría de los migrantes provienen de Venezuela, Perú, Haití, Colombia y Bolivia, países con los que no se cuenta un reconocimiento específico de equivalencia de licencias. Si bien se avanza en acuerdos internacionales de reconocimiento recíproco de licencias, obtener la licencia de conductor clase B es un problema real para los migrantes de esos países”.

En tanto, la ministra Gloria Hutt, señaló que “existe una cantidad importante de trámites que están en la ley actual y que no son necesarios para dar el examen. Si la persona aprueba el examen, quiere decir que cuenta con las capacidades y las competencias para conducir un vehículo de clase B. Esta modificación no exime a las personas de rendir el examen y obtener su licencia clase B chilena, cuya tenencia por dos años es requisito para acceder a la licencia profesional”

EL DEBATE

El senador Alejandro García Huidobro señaló que “el principal problema que enfrentan casi un millón de personas que son inmigrantes de países en situación de conflicto, en especial de Venezuela, a quienes no les entregan los certificados y enfrentan el problema de la convalidación. Por lo tanto, en la práctica muchos de ellos están utilizando vehículos sin licencia”.

La senadora Yasna Provoste, aseguró que “no dudo de las buenas intenciones de los mocionantes, pero tengo un punto pues, uno de los elementos motivadores para que las personas se incorporen a procesos de educación es la obtención de la licencia de conducir… no sacamos mucho como sociedad de nivelar hacia abajo, al eliminar un requisito que tiene la licencia de conducir, como es el tener su certificado de enseñanza básica”.

A su turno, el senador Juan Pablo Letelier, señaló que “no creo que por la licencia de conducir vamos a mejorar la nivelación de los estudios. Creo que es más bien un objetivo por sí mismo facilitar que personas puedan lograr la nivelación de estudios, más allá de la básica, la media y otros. Creo que es otro debate muy legítimo, pero para este instrumento, se trata de poder habilitar para ser conductores legales”.

La senadora Órdenes fundó su voto señalando que “se trata de ayudar a resolver un problema bien complejo que está afectando a distintos ámbitos sociales y productivos. Existen estimaciones que apuntan a un déficit de 20 mil conductores en Chile: 12 mil, pensando en la conducción de camiones y 8 mil de microbuses. Este déficit está generando problemas en las actividades productivas, en las cadenas logísticas y en la posibilidad también de personas de menos recursos para transportarse en condiciones dignas y eficientes.

En esa línea el senador Jorge Pizarro, precisó que “para poder manejar un vehículo de transporte de pasajeros o de carga se requiere licencia profesional. La licencia profesional no es clase B; esto lo único que elimina es el requisito para la clase B. Por lo tanto, el tema del transporte de pasajeros, la falta de choferes en el transporte de carga no se resuelve con esto, al menos en lo inmediato”.

Por su parte, el senador Juan Antonio Coloma aseguró que “aquí tenemos distintos valores o principios que están juego… la pregunta es si conviene modificar la regla general para solucionar este problema de un grupo de inmigrantes o bien se puede poner una excepción en el tiempo o respecto del tipo de personas que pueden acceder a este beneficio, con la garantía suficiente de no generar desigualdades arbitrarias”.

El senador Alejandro Navarro afirmó que este “es un proyecto que viene a resolver un problema de manera global. Podría haber sido una norma transitoria y particularmente adaptada a quienes no pueden obtener sus documentos para incorporarse a la fuerza laboral del conductor…. voy a votar a favor entendiendo que el texto legal pudiera ser mejorado”.

En tanto, el senador José Miguel Durana argumentó que “en un principio no estaba a favor porque esto lleva a una situación quizás de nivelar hacia abajo, pero también entiendo la injustificada situación que una persona extranjera, profesional, con formación académica relevante, se ve muchas veces en la obligación de acreditar que concluyó su enseñanza básica, y los documentos que así lo certifican que tienen que ser legalizados y homologados por nuestro país”.

La senadora Luz Ebensperger expresó que “voy a votar favorablemente este proyecto. Sin embargo, creo que las dudas que aquí se han planteado son razonables y son efectivas. Aquí se están modificando los requisitos para la licencia profesional porque se elimina para las licencias B y C. Espero que esto sea arreglado para que este requisito sea temporal, o que se agregue, ya no solamente el contar con dos años, sino que, además, tener licencia básica en los requisitos de la clase profesional”.

Finalmente, el senador David Sandoval manifestó que “valorando la intención de la moción creo que no es el camino. Hace poco aprobamos aquí mismo la validación de las licencias para el caso de Argentina. Creo que esa era la solución para este problema y no hacer una eximición de una exigencia que en Chile la tienen que cumplir absolutamente todos para sacar licencia”.

 

Vea texto íntegro de la moción, discusión y análisis Boletín Nº14628-15

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *