Noticias

Imagen: Vibra.co
Débito conyugal.

Mujer demanda al Estado de Francia por dictación de divorcio culpable basado en su negativa de mantener relaciones sexuales con su marido.

La Corte de Versalles consideró que incurrió en una violación grave y continuada de los deberes y obligaciones del matrimonio, haciendo intolerable el mantenimiento de la vida en común. La mujer, no obstante, no fue condenada a pagar ninguna indemnización.

24 de marzo de 2021

Una mujer que fue considerada culpable en un tribunal civil de divorcio de Francia, ha denunciado al Estado ante la Corte Europea de Derechos Humanos, en la que solicita un cambio de interpretación de los jueces.

En específico, la mujer en 2019 fue considerada culpable por tres juezas de la Corte de Apelaciones de Versalles. En su oportunidad, el tribunal señaló que hubo un violación grave y continuada de los deberes y obligaciones del matrimonio, haciendo intolerable el mantenimiento de la vida común. No obstante, el pago de una indemnización a su ex marido, no tuvo efecto.

Por su parte, la mujer sostiene que la decisión de los jueces supone una condena de otra época, ya que en la ley francesa no existe la obligación de mantener relaciones sexuales dentro del matrimonio. Además, cuestiona los argumentos, en consideración que la sentencia podría implicar que cualquier mujer casada debe soportar las exigencias sexuales de su esposo cuando ella no está de acuerdo.

Asimismo, explicó que su pretensión es eliminar la lectura “arcaica” que han hecho las magistrados de distintas instancias, además de considerar sorprendente que la condena haya sido emitida por 3 mujeres; el matrimonio ya no puede ser sinónimo de servidumbre sexual.

Por último, la denunciante, arguye que la sentencia es un retroceso en el derecho de las personas a disponer de su cuerpo, algo que encaja directamente en la cultura de la violación.

Agregue su comentario

Agregue su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Si una mujer se niega a mantener relaciones sexuales con su cónyuge, esta bien nadie podría forzar, ni siquiera la ley, pero no podría pretender que su marido, satisfaga sus legítimos impulsos, con otra mujer+. Ambos pueden hacer uso de sus respectivas libertades.