Noticias

Ante el anuncio del Presidente Donald Trump.

Amnistía Internacional afirma que la pena de muerte nunca es una respuesta adecuada a una crisis de salud pública.

Kristina Roth, del programa de justicia penal de Amnistía en Estados Unidos argumenta de que «no hay pruebas de que la pena de muerte tenga un efecto disuasorio excepcional, mejore la seguridad pública o reduzca los daños asociados a las drogas. La pena de muerte no reducirá el alarmante número de muertes relacionadas con el uso de opioides».

21 de marzo de 2018
Páginade 3599